La depuradora de Salamanca contará con tecnología más eficiente y menos contaminante para adaptarse a la normativa europea

José Valín y Alfonso Fernández Mañueco (Foto:F.Rivas)

El sistema estará en funcionamiento en primavera gracias a una inversión de unos cuatro millones de euros

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) contará desde la primavera de 2014 con una nueva tecnología que permitirá una evacuación de agua menos contaminante en fósforo y nitrógeno, además de consumir menos energía durante el proceso de actuación.

 

Estos cambios, para lo que será necesaria una inversión cercana a los cuatro millones de euros, serán efectivos en “unos meses” y se dará cumplimiento así a la normativa europea, según ha señalado el presidente de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), José Valín, durante su visita a Salamanca.

 

La puesta en conocimiento de esta y otras medidas como la mejora en las riberas del río Tormes a su paso por Salamanca ha tenido lugar en el Ayuntamiento de la ciudad, en compañía del alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, el subdelegado del Gobierno, Javier Galán, y otras autoridades locales.

 

José Valín ha presentado en el Consistorio esta modificación de tecnología en el EDAR, que utiliza un sistema “novedoso” en España, que consiste en la utilización del proceso 'Anamox' con bacterias especializadas, que reducen el nitrógeno amoniacal sin necesidad de mayor aporte energético y por tanto con reducción del coste en la explotación.

 

El resto de actuaciones en la estación consisten en la mejora de las instalaciones existentes que, después de más de doce años de explotación, necesitan la reparación de parte de los procesos para la “correcta” depuración de las aguas residuales.

 

La normativa europea contempla que estas instalaciones para zonas “sensibles”, como es el caso de Salamanca, deberían estar en funcionamiento a finales del presente año. En cuanto al EDAR, la puesta en servicio no habrá concluido hasta inicios de 2014, pero la CHD confía en que no haya expediente sancionador al estar en marcha ya el proyecto de mejora.

 

La inversión de los cerca de cuatro millones responde, según la CHD, al “compromiso” adquirido en el protocolo suscrito entre el Estado y la Junta de Castilla y León para abordar las obras previstas en el Plan Nacional de Calidad de las Aguas correspondientes a la Cuenca del Duero, en cumplimiento de la directiva comunitaria que aboga por la eliminación de nitrógeno y fósforo responsables de la eutrofización en las zonas sensibles declaradas oficialmente.