La defensa en zona lleva a España a cuartos de final tras ganar a Grecia

La selección española se clasificó para los cuartos de final del Mundial, donde se enfrentará con Serbia reeditando la final del último Europeo, gracias a una defensa en zona en el último cuarto que acabó desquiciando al equipo griego.
efe / ESTAMBUL

En el primer cuarto la selección sufrió, hizo ejercicios de responsabilidad y sufrimiento, se puso el mono de trabajo, cometió errores y tuvo gestos. Fue apenas una percepción, un leve aroma de que aquello olía al equipo de España.

Porque España empezó mal, aceptando un 0-4 de salida, lo que en un partido de esta trascendencia nunca es bueno. Sin embargo, Navarro tiro del carro y metió dos canastas importantes que ayudaron a que el motor arrancara definitivamente.

Desde una buena defensa, el equipo español cometió errores en ataque, en parte porque los griegos ahora, y a diferencia de años anteriores, defienden como auténticos perros de presa, que se convirtieron en puntos fáciles para los helenos. Cuatro triples de seis intentos fue por donde se comenzó a desestabilizar el marcador, que fue favorable a España por 22-19 al término del primer periodo. Con las rotaciones siguiendo su curso habitual, el equipo no bajó esta vez su nivel. Vázquez ayudó en los rebotes, Felipe se pegó con Schortsanitis y todos echaron una mano.

La clave, otra vez la defensa que volvió a dejar a Grecia sin anotar desde más allá de la línea de 6,25 metros.

A falta de 6 minutos, la situación era: 58-57 y la zona española que estaba desquiciando a los lanzadores griegos. Dos minutos después, 63-57. Y la zona seguía. A tres minutos para el final, la selección amasó 8 puntos de margen, gracias a la zona. El equipo español pudo disfrutar de unos últimos instantes tranquilos.