La declaración BIC del puente Enrique Estevan afronta su último mes de trámite

El puente Enrique Estevan, tras su reciente restauración.

La Junta abre a partir de hoy un mes de plazo de exposición pública antes de declarar al puente de la capital como Bien de Interés Cultural.

El Bocyl publica hoy la orden por la que se abre un plazo de un mes de exposición pública para la declaración como BIC del puente Enrique Estevan, con lo que se reconocimiento y protección enfila su recta final tras varios años de espera. La iniciativa data de mayo de 2014 y en septiembre de ese año, doce meses atrás, se iniciaron los trámites para la declaración cuando ya se estaba rehabilitando. Se intentó que coincidiera con su centenario en 2013, pero ha llegado algo después.

 

El puente se sometió el año pasado a una importante y costosa restauración que hacia noviembre de 2014 permitió descubrir los primeros arcos ya rehabilitadosLas obras empezaron en junio del año pasado después de que el Ayuntamiento de Salamanca adjudicara el contrato de restauración a Ferrovial Agromán por unos 600.000 euros, menos de  lo inicialmente presupuestado, pero que luego se vieron incrementados: a finales de 2014 se dotaron otros 300.000 euros que anularon por completo el ahorro anunciado en su momento por el Ayuntamiento.

 

El puente fue construido sobre el río Tormes entre los años 1902 y 1913 según un proyecto de Saturnino Zufiaurre y Goicoechea. Tiene su origen en el proyecto fallido de reforma y ampliación del puente romano, único existente hasta ese momento, y toma su nombre del concejal que impulsó su construcción. Encuadrado dentro de la llamada arquitectura del hierro y relacionado tipológicamente con la variante de los puentes de grandes arcos biarticulados -siguiendo los modelos de Eiffel, Seyrig y Koechlin- constituye un magnífico representante de la tecnología histórica de la arquitectura de hierro de comienzos del siglo XX en la ciudad de Salamanca y uno de los más singulares y relevantes ejemplos de este tipo de puentes en España.