La decisión de Rusia de vetar a las empresas cárnicas españolas afectaría a 23 industrias de Salamanca

Esta hecho sería muy perjudicial para la provincia de Salamanca porque exporta al país asiático un gran volumen de grasas de tocino alto (de 4 centímetros) que solo existe en el ibérico criado en la provincia.

El Servicio de Vigilancia Fitosanitario y Veterinantia de Rusia (‘Rosselkhoznadzor’) podría prohibir la importación de los productos cárnicos y lácteos desarrollados por 614 productores españoles que están en la lista de proveedores garantizados por los servicios veterinarios de España, según informa la agencia rusa Interfaz.

 

Este hecho generaría muchos problemas en la industria cárnica de Salamanca, especialmente en la de porcino ibérico, ya que exporta a este país asiático un gran volumen de la producción de grasas de tocino alto (4 centímetros) y que se produce en su gran mayoría en la provincia, con mención especial a la localidad de Guijuelo.

 

Así lo ha indicado el presidente de Iberaice, Carlos Díaz, quien ha destacado que de producirse esta amenaza, sería muy grave para Salamanca. “No hay duda de que Rusia es un mercado muy importante para las grasas derivadas del porcino ibérico, especialmente las de tocino alto de 4 centímetros que se produce casi en su totalidad aquí”, señala.

 

Para Díaz, no hay un motivo claro y no conoce el “fondo de esta posible decisión pero está claro que algo hay porque quiere poner una barrera comercial como ya ha hecho con Alemania, por ejemplo”. De hecho, ha reconocido que delegaciones rusas han estado en mataderos e industrias de España y Salamanca para realizar análisis o informes “y no sabemos por qué han salido como han salido cuando España cumple a rajatabla todos los controles, con los mejores niveles de la UE, señala.

 

Carlos Díaz señala que hay cosas que no “se entienden porque pasó lo mismo con EEUU. Cuando solo había un matadero autorizado en España para exportar a EEUU, en Rumanía había 15, y eso da a entender muchas cosas, y con Rusia está pasando lo mismo”, dijo.

 

Así, y según datos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (Magrama), actualizado a fecha 29 de octubre de 2012, un total de 23 empresas de la provincia se verían afectadas por esta decisión del veto de Rusia, amparada en criterios poco objetivos. Se trata de las siguientes industrias:

 

Arnal S. L. – Canpipork – Cárnicas Roberto Sánchez González – El Coto Ramos – Frigorífico Cárnico Pedro Rodríguez S. L. – Lisardo Castro Martín – Luis Domingo Hernández e Hijos – Manuel Guillén S. A. – Matadero de Guijuelo – Prod. Cárnicas Encinasola – Calderón y Ramos – Quintín Sánchez – SAF Subprod. Animales Frigoríficos – Sebastián Crego – Sebastián Ramos e Hijos, todas ellas de Guijuelo. Y Campillo S. L. – José Benito e Hijos y Sucesores de Primitivo Martín de Campillo de Salvatierra. Complejo Agroalimentario de Béjar, Matadero Frigorífico de Fuentes de Béjar, Ibéricos de Guijuelo de Peñaranda, Unión de Industriales de Ledrada e Ibéricos Torreón de Villares de la Reina.

 

En el total de España, y en el apartado de exportación de carne de porcino y preparados de carne cruda, son 131 las industrias autorizadas.

 

RUSIA SIGUE EN NEGOCIACIONES

 

"Estamos manteniendo una reunión en la que estamos considerando los resultados de una reciente inspección llevada a cabo en empresas españolas, y es posible que, dados los resultados obtenidos, se puedan tomar medidas restrictivas", asegura el responsable del organismo, Sergei Dankvert, a la agencia rusa.

 

Dankvert explica que los inspectores rusos han inspeccionado 19 empresas españolas que exportan productos animales a los países de la Unión Aduanera. "Incluso teniendo en cuenta que es posible hacer algunas concesiones, el 62% de los productos no cumplen con nuestros requisitos", asegura.

 

En este sentido, añade que si se tienen en cuenta las incumplimientos relacionados con que el seguimiento en laboratorio de los productos exportados de acuerdo a las normas europeas, "ninguna de las industrias inspeccionadas supera las pruebas".

 

 Entre las deficiencias encontradas por los inspectores se encuentran productos que no tienen la información exigida por la Unión Aduanera, así como la ausencia de análisis que cumplan con los estándares exigidos, lo que provoca una "certificación inexacta de los productos enviados".

 

El organismo explica que la lista de proveedores de productos animales a la Unión Aduanera incluye 746 empresas españolas, de las que 614 están garantizadas por los servicios veterinarios de España. "Dado que no nos fiamos de estas garantías, estamos discutiendo la posibilidad de restringir los envíos de las empresas incluidas en las garantías", afirma.

Noticias relacionadas

Documentos relacionados