La débil subida del IPC agiganta la actualización de tasas e impuestos municipales

Los portavoces de PP y PSOE en el Ayuntamiento, Fernando Rodríguez y Enrique Cabero, en un pleno anterior. (Foto:F.Rivas)

La subida aprobada para 2014, del 1,7%, multiplica por cinco el crecimiento real de los precios. El Ayuntamiento fijó el incremento en mayo con la oposición de los socialistas y la evolución a la baja del índice ha acabado convirtiendo la subida en abusiva.

El dato definitivo del IPC para Salamanca, y para España, ha convertido en abusiva, de un plumazo, la subida de impuestos y tasas aprobada por el Ayuntamiento hace poco más de dos meses. El motivo es que el incremento que ha establecido el equipo de Gobierno, el 1,7% general para todos los tributos y precios públicos, es cuatro veces la subida real de los precios en la provincia, que ha sido del 0,4, y cinco la del IPC estatal, que se ha quedado en el 0,3%.

 

La explicación a este desfase es que la decisión se tomó hace muchos meses, y conforme a lo establecido en las normas, cierto, pero la realidad es que el equipo de Gobierno rechazó minorar esta subida a pesar de que, cuando se aprobó definitivamente, el pasado día 6 de noviembre, ya se sabía que el IPC a final de año iba a estar muy por debajo de ese 1,7%. Un incremento notable que ahora es cuatro veces la realidad, y al que los ciudadanos tendrán que hacer frente a pesar de que los precios no van a subir eso... y tampoco los sueldos.

 

El equipo de Gobierno tiene la obligación de subir los impuestos con arreglo al IPC para cumplir con su plan de austeridad, tal y como ha puesto de manifiesto el concejal de Hacienda y Régimen Interior, Fernando Rodríguez. Así lo argumentó en el pleno del pasado día 6 de noviembre, cuando se aprobó definitivamente la actualización de impuestos y tasas municipales con una subida del 1,7%. Lo que ocurre es que el equipo de Gobierno tomó el dato nacional correspondiente al mes de mayo, muy por encima del de diciembre. Esta es la práctica ortodoxa, pero la verdad es que la subida aplicada está muy por encima de la realidad del IPC con la que empieza 2014.

 

De hecho, el IPC interanual repuntó en junio hasta el 2,1, pero a partir de ahí inició una caída que lo ha llevado hasta el 0,3 con el que ha terminado 2013; en el caso de Salamanca, el índice de precios al consumo ha finalizado el año con una subida del 0,4. Sin embargo, nada se ha hecho para intentar acompasar esta subida a la realidad de los precios e intentar minorar el esfuerzo de los ciudadanos.

 

Cuando el pasado día 6 de noviembre el pleno del Ayuntamiento de Salamanca aprobaba definitivamente la subida de las tasas e impuestos prevista, al 1,7%, el IPC interanual había terminado su camino de descenso y dejaba su subida en un 0,2%. A pesar de ello, el equipo de Gobierno rechazó una propuesta del grupo municipal socialista para relajar lo que iba a ser una subida poco acorde con el aumento final de los precios al cabo del año. Subida que regirá para todo 2014 a pesar de que el IPC ha terminado 2013 mucho más abajo.

 

El concejal socialista Toribio Plaza calificó entonces la subida de antisocial porque ese 1,7% incrementaba la presión fiscal sobre los ciudadanos salmantinos y se sumaba al importante aumento del IBI impuesto por el Gobierno central. Por eso propuso una subida cero de los impuestos, ya que solo el incremento del 10% en el IBI brinda cuatro millones de euros adicionales a las cuentas municipales. La respuesta del concejal Rodríguez fue la negativa a lo que el equipo de Gobierno consideraba una propuesta con la que se perdía un millón de euros de recaudación.

 

De este modo, los impuestos y tasas del Ayuntamiento de Salamanca se pagarán este 2014 con un incremento que dista mucho de ser el de la subida real de los precios y que supone cuatro veces más que el IPC de la provincia. Una situación que agiganta el efecto de lo que era una actualización sin más hasta convertirla en un nuevo esfuerzo para los ciudadanos.

Noticias relacionadas