La cuidadora de Boecillo se conforma con 45 años cárcel por el asesinato de tres discapacitados

Además tiene prohibido,una vez cumplida la condena, acercarse a Salamanca, Burgos y Valladolid por espacio de siete años

La extrabajadora de Mensajeros de la Paz acusada del triple asesinato de tres menores discapacitados en agosto de 2011 en Boecillo, localidad vallisoletana donde dicha ONG posee un centro de acogida, se ha conformado hoy con una pena global de 45 años de prisión, junto con la prohibición de, una vez cumplida la condena, acercarse a Salamanca, Burgos y Valladolid por espacio de siete años.

Aunque el acuerdo ha sido ya firmado durante la audiencia preliminar celebrada hoy en los calabozos del Edificio de los Juzgados, con la asistencia de la juez de Instrucción 6, la filicida, su abogada, el Ministerio Fiscal y, más tarde, los letrados de Mensajeros de la Paz y de la Junta, entidades estas dos últimas en calidad de responsables civiles, dicho pacto será preciso ratificarlo en un acto que, presumiblemente, podría desarrollarse en la Audiencia de Valladolid el próximo mes de julio, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Por tanto, no será preciso constituir el jurado popular encargado de juzgar a la procesada, gracias, sobre todo, a la retirada del proceso de las tres acusaciones particulares que representaban a las familias de las víctimas, que fueron indemnizadas el pasado viernes, y cuyas reclamaciones pecuniarias, dado lo elevado de las mismas, habían impedido hasta ahora la consecución del acuerdo.

Aunque el Ministerio Fiscal reclamaba, con carácter provisional, penas de 20 años por cada delito de asesinato, que sumaban en total 60 años de privación de libertad, finalmente ha aceptado rebajar a 15 la petición por la muerte de cada niño--es la mínima--, con lo que la condena pactada ha quedado reducida a 45 años.

Por su parte, la letrada de la defensa, que ha aceptado la rebaja, había presentado hace varias semanas su escrito de calificación en el que consideraba inimputable a la procesada y solicitaba su internamiento en un centro psiquiátrico durante el tiempo mínimo imprescindible.

ASFIXIA MECÁNICA

Los cadáveres de tres menores discapacitados de 3, 9 y 14 años que la acusada tenía a su cargo en el centro 'Nuevo Amanecer' de Mensajeros de la Paz, sito en el número 1 de la calle Almendro, en la urbanización El Moral de Boecillo, aparecieron el día 15 de agosto del pasado año en su habitación y con sus cabezas cubiertas con papel de cocina film. La autopsia constató como causa de la muerte la asfixia mecánica.

La procesada, que ha sido declarada imputable por los forenses, pese a reconocer que sufría un trastorno adaptativo, ha venido sosteniendo hasta ahora que no recuerda nada de lo ocurrido aquel trágico día.

Gabriela, de origen uruguayo, ya protagonizó un intento de suicidio el 10 de septiembre del pasado año, cuando, de forma voluntaria, se arrojó desde una terraza del Centro Penitenciario de Valladolid y sufrió diversas fracturas, mientras que dieciocho días después, cuando se recuperaba de las lesiones en el Clínico Universitario, aprovechó un descuido de los sanitarios para abrirse los puntos de la herida.