La Cruz de los Jóvenes y el Icono de María, recibidos con entusiasmo

Tras la capital. La Diócesis recoge el testigo de Salamanca en el Santuario de la Peña de Francia. El tiempo. Acompañó a los fieles salvo pequeñas gotas en el acto celebrado en la Plaza Mayor
mondrián / david rodríguez
La Cruz de los Jóvenes y el Icono de María, los símbolos de las Jornadas Mundiales de la Juventud, ya están en la Diócesis de Ciudad Rodrigo. Desde la tarde de ayer, y hasta la mañana del miércoles los actos se van a suceder sin parar en Miróbriga.

La Diócesis civitatense recogía el testigo de la Diócesis de Salamanca en un lugar muy simbólico: el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia. Este lugar, eclesiásticamente, pertenece a la Diócesis salmantina, sin embargo tiene un significado muy especial para Ciudad Rodrigo y su comarca, por la devoción que hay en esta Diócesis por la Virgen de la Peña de Francia. Hasta allí llevaron en el día de ayer la Cruz de los Jóvenes y el Icono de María, los jóvenes de la Diócesis de Salamanca, quienes fueron los encargados de introducir ambos símbolos dentro del templo.

Allí se ofició una eucaristía, que estuvo presidida por el obispo de Salamanca, Carlos López, como anfitrión, y fue concelebrada por el obispo de Ciudad Rodrigo, Atilano Rodríguez.

Desde la Diócesis mirobrigense se desplazó hasta la Peña de Francia un numeroso grupo de miembros de la Pastoral Juvenil. Al finalizar la misa, recogieron ambos símbolos para traerlos hasta Miróbriga. Antes de emprender el regreso, el grupo de danzas de Vilvestre ofreció una pequeña actuación para simbolizar el intercambio. De vuelta a Ciudad Rodrigo, la Pastoral Juvenil depositó los dos símbolos en el Seminario Diocesano de San Cayetano. Allí permanecieron hasta que se dio inicio a los actos de la tarde.

En primer lugar, varios jóvenes de diversos puntos del Arciprestazgo trasladaron la Cruz y el Icono desde el Seminario hasta la Santa Iglesia Catedral. Fue un trayecto corto, pero la primera vez que recorrían las calles de Miróbriga. En la Catedral comenzó una ceremonia muy especial, que incluía la recepción del sacramento de la confirmación por parte de 161 jóvenes de toda la Diócesis. El alto número de confirmantes hizo que la Catedral estuviera abarrotada, como en las grandes ocasiones, cuando se ha recibido a un nuevo obispo, ya que iban acompañados de numerosos familiares y amigos. Para facilitar la organización, los miembros de la Pastoral Juvenil y voluntarios de la Fundación Ciudad Rodrigo ejercieron de guías para el público que iba llegando a la Catedral. La víspera, el sábado, habían instalado sillas por varios puntos del templo para que se pudiera seguir la ceremonia desde más lugares. Además, se instaló un circuito cerrado de televisión para que el mayor número posible de personas viera lo que estaba ocurriendo.

La ceremonia, al haber tantos confirmantes, fue más larga de lo habitual. A su finalización, se inició una procesión desde la Catedral hasta la iglesia de San Agustín, en la calle San Juan. La Cruz de los Jóvenes y el Icono de María fueron portados en esa ocasión por los miembros más jóvenes de las 7 cofradías que conforman la Semana Santa Mirobrigense. Además, el recorrido estuvo acompañado por los sones de la Banda Municipal de Música. Al llegar a la Plaza Mayor tuvo lugar una representación muy especial. La Pastoral Juvenil preparó una versión del clásico musical Jesucristo Superstar. Una vez finalizó, varios jóvenes dieron testimonio de fe en la propia Plaza Mayor. El grupo de danzas de Vilvestre, que se había acercado hasta Miróbriga, ofreció una exhibición para deleite del numeroso público asistente. Posteriormente, finalizó la procesión en la iglesia de San Agustín. Allí, por la noche, y al cierre de esta edición, tenía lugar un concierto, a cargo de la cantante de música cristiana Maite López.

Durante toda la jornada de hoy continuarán los actos, como se puede ver en el programa adjunto. El acto más esperado es el Vía Crucis que tendrá lugar por la Muralla a partir de las cinco de la tarde.