La crisis incrementa un 85% el importe de los pagos ejecutados por el Fogasa en Salamanca

La cifra de beneficiarios por esta situación ha pasado de los 503 del año 2003 a los 2.296 del pasado 2011

Los efectos de la crisis siguen haciendo mella en la economía mundial, española y de Salamanca. En este caso, uno de los organismos más azotados y que más problemas está teniendo para realizar los pagos y solventar todos los trámites burocráticos es el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

De hecho, a este organismo se le acumula el trabajo y no puede con todos los Expedientes de Regulación de Empleo, cierres de empresas… y la situación ha llegado a tal punto, que hasta ellos mismos dijeron basta y salieron a la calle. Éste se debe al terrible aumento de los beneficiarios, el importe de los pagos y el cierre de empresas en Salamanca entre los años 2003 y 2011, donde la crisis no ha tenido piedad.

Así, y según datos del Ministerio de Trabajo del gobierno español, el importe de las ayudas que el Fogasa ha tenido que desembolsar en Salamanca ha aumentado un 85%, pasando de los 1,4 millones de euros del año 2003 hasta los 9,1 millones del pasado ejercicio 2011. Hay que recordar que hasta el año 2008 estos datos no sufrieron grandes alteraciones, ya que en ese periodo, la cifra era de 2,1 millones, para subir en 2009 hasta los 5,7, en 2010 hasta 7,9 millones para terminar en los 9,1 mencionados anteriormente.

Un 60% más de empresas afectadas
Pero no todo queda ahí, porque el aumento de estas cantidades es también consecuencia del aumento de empresas que se han visto afectadas, bien por EREs o bien por una liquidación total del negocio. De este modo, en 2003 eran un total de 249 las sociedades que tuvieron que acudir al Fogasa, mientras que en 2011 la cifra aumentó hasta las 624, lo que supone un 60% más, dejando a las claras la situación por la que atraviesan muchas familias.

Y ya, por último, el número de beneficiarios también se ha disparado, especialmente desde el año 2008, que fue cuando la crisis económica comenzó a golpear con mayor virulencia al tejido empresarial y al consumidor en Salamanca. Así lo reflejan los datos; por ejemplo, en 2003 eran 503 los trabajadores afectados, mientras que en 2008 eran 510. La cifra se disparó en 2009 hasta los 1.483 para alcanzar los 2.296 el pasado ejercicio 2011.

Por tanto, con estas cifras y las perspectivas que existen en el horizonte, la recuperación económica se antoja complicada y extensa en el tiempo si no cambian mucho las cosas.