La crisis económica y la lluvia arrojan un "balance negativo" para el sector hotelero salmantino

La ocupación puede rondar el 70 o 75% a falta de una confirmación oficial de la asociación
La lluvia no solo ha perjudicado a los cofrades y a las hermandades en esta Semana Santa, que ha impedido que muchas procesiones realizasen su recorrido habitual por las calles de la capital, pero no solo los actos religiosos se han visto perjudicados.

El sector de la hostelería, que tienen en estas fechas los mejores registros del año, se ha visto dañado por las precipitaciones y por la 'maldita' crisis económica que ha reducido las previsiones iniciales a unos "niveles que en los últimos quince o veinte años no habíamos conocido, por lo que la realidad nos ha dicho que la ocupación está muy por debajo de lo habitual", señala Silverio Vicente, presidente de la comisión de Hoteles de la Asociación de Hostelería.

Así, y a falta de una confirmación oficial de los datos, "la ocupación hotelera puede oscilar entre el 70 y el 75%, cuando lo normal en estas fechas es superar el 90%", señala Vicente, o incluso rozar el lleno en la capital. También influye que este fin de semana ha sido bueno para las estaciones de esquí y esto ha podido restar más turismo a la capital charra, que también tiene mucha competencia en otros destinos turísticos en España.

Pero pese a esto, Silverio Vicente reconoce que los precios "han bajado bastante para adecuarnos a los tiempos actuales y se ha podido conseguir una habitación en un cuatro o cinco estrellas por 50 o 60 euros, pero tampoco ha sido suficiente para este darle la vuelta a este día negativo", destaca. Además, tan solo en la jornada del domingo el sol se ha dejado ver y la ausencia de lluvias también, último día festivo, cuando los turistas abandonan la ciudad.

Los tres días más fuertes, jueves, viernes y sábado no han sido tales y la decepción entre el sector es bastante palpable en unos datos de ocupación que hace mucho tiempo que no se dejan ver en Salamanca. Y es que el mal tiempo y la crisis, por el momento, puede con casi todo, ya que las reservas de última hora tampoco han funcionado.