La crisis dispara un 25% la petición de ayudas de emergencia o urgente necesidad en la capital

El Ayuntamiento destinó en 2011 casi 450.000 euros para este fin del que se beneficiaron 651 familias. Las ayudas al alquiler van dirigidas a los que paguen un importe que no supere los 420 euros al mes.

Las familias salmantinas notan, y mucho, la crisis económica, hasta tal punto que las ayudas de emergencia o necesidad han visto incrementadas un 25% las solicitudes en el año 2011, pasando de las 517 de 2010 a las 651 de ese ejercicio analizado. Así lo indican los datos recogidos por el ayuntamiento de Salamanca, que delatan además que la cuantía económica se ha incrementado en casi 20.000 euros, pasando de los 429.000 euros de 2010 a los 448.000 del año 2011.

 

Estas ayudas van destinadas a las familias que pasan por una situación de necesidad o carencia y se dirigen a cubrir necesidades básicas de subsistencia. A éstas acceden familias cuyos ingresos no superen el baremo establecido en base al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y al número de miembros de la unidad familiar.

 

Por su parte, las ayudas al alquiler presentan dos modalidades: para el acceso a nueva vivienda y para el mantenimiento de alquileres de vivienda habitual. El importe de este tipo de pago por vivienda no puede ser superior a 420 euros mensuales para la concesión de las ayudas.

 

Además, la atención en situaciones de extrema urgencia (vales de alimentación) que requieren la adquisición inmediata de productos de alimentación también ha experimentado un crecimiento entre los dos años analizados, pasando de los 40 de 2010 a los 57 del ejercicio 2011.

 

También existe la Renta Garantizada de Ciudadanía (RGC), que es un prestación económica que tiene un carácter de derecho subjetivo destinada a la ciudadanía de Castilla y León para cubrir las necesidades básicas de las personas que por diversas causas se encuentran en una situación carencial de recursos económicos y destinada a promover su inserción social y laboral.

 

Los Ayuntamientos de toda la Comunidad Autónoma realizan las valoraciones sociales de las situaciones de exclusión social estructural y Gerencia de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León resuelve las prestaciones.

 

RECURSOS DESTINADOS A FAMILIAS

 

Por otro lado, existen otro tipo de ayudas que se pueden solicitar a través de las oficinas de Información e Interlocución en situaciones de Insolvencia hipotecaria. Éstas son de reciente creación, ya que empezaron a funcionar el pasado 6 de noviembre, con el fin de prevenir situaciones de exclusión social motivadas por las situaciones coyunturales de insolvencia hipotecaria que afectan a la vivienda habitual.

 

Acceden a ellas familias cuya deuda hipotecaria pendiente esté entre 150.000 y 200.000 euros, siempre y cuando el coste de la vivienda sea inferior a 300.000 euros.

 

Los que deseen contar con estas ayudas deben pedir cita a través del teléfono gratuito 012. Una Economista y una Psicóloga atienden la Oficina del Ayuntamiento de Salamanca los martes de 09.00 a 14.00 horas.

 

Las funciones principales son la información y el apoyo en la insolvencia hipotecaria tanto en la puesta en marcha de planes de economía familiar como en la promoción de otros servicios de intervención social que contribuyan a superar la situación. Hasta la fecha se han atendido 45 familias, de las que 20 han logrado acuerdo con las entidades financieras.

 

También existe el Programa de Formación y Orientación Laboral destinado a la inserción sociolaboral de colectivos vulnerables. El Ayuntamiento cuenta con un centro CEFOL, dirigido a apoyar a personas en situación de desempleo e inscritas como demandantes de empleo en el ECYL. Desarrolla cuatro líneas de actuación: Información y Orientación Laboral, Formación, Intermediación Laboral y Aula Abierta.

 

PROGRAMA DE APOYO A FAMILIA E INFANCIA

               

El Ayuntamiento también cuenta con un Programa de Intervención Familiar destinado a familias con menores con situación de riesgo cuya finalidad es mejorar la dinámica familiar y la convivencia con intervenciones personales en el domicilio por personal especializado en temas  de apoyo psicológico y educativo en el ámbito familiar.

 

Dentro de las actuaciones grupales llevadas a cabo con familias que tienen menores a cargo destacan el Programa de “Educar en Familia” con un carácter psicoeducativo, pretende posibilitar el aprendizaje de habilidades parentales, al objeto de favorecer la crianza y desarrollo de los hijos y las hijas.

 

En relación al seguimiento a la escolarización obligatoria se participa en Comisiones de Valoración y nos coordinamos con los Centros Educativos en las diferentes Zonas de Acción Social.

 

Con el fin de favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral y la integración social en un espacio lúdico y educativo de los menores los programas de ludotecas y campaña de verano aglutinan al año a 1.500 niños y niñas con edades comprendidas entre 3 y 14 años.

 

Con el objetivo de educar en valores, se llevan a cabo actuaciones en centros educativos, donde se tratan temas sobre igualdad de oportunidades, coeducación, educación en la diferencia, interculturalidad, sensibilización medioambiental y los derechos de los niños y las niñas.

 

Por último, se llevan a cabo destinados a adolescentes, a través del Proyecto “Construyendo mi futuro”. Se ha implementado en 3 zonas de Acción Social.