La crisis del ladrillo provoca una caída del 77% de la construcción de vivienda libre

Por su parte, la cifra de inmuebles finalizados también cae en la misma proporción en la provincia de Salamanca.

El ‘pinchazo’ hace ya cinco años de la burbuja inmobiliaria ha dejado a muchos empresarios y trabajadores por el camino y el ritmo de construcción de viviendas se ha frenado en seco hasta el punto de que el número de inmuebles que iniciaron su construcción en el año 2011 fue de solo 540 en toda la provincia por los 2.327 del ejercicio 2006, cuando se registró el punto álgido y en época de ‘vacas gordas’.

 

Así lo indican al menos los datos facilitados por el ministerio de Fomento, que reflejan además que esta cifra era aún menor en el año 2010 con solo 351 viviendas en construcción, por las 452 de 2009 y las 817 de 2008, con niveles muy superiores en años anteriores como ocurrió en 2006 o en el ejercicio 1999 cuando los inmuebles que iniciaron su construcción fueron casi 4.000. Eran otros tiempos.

 

Si las cifras relativas a las viviendas libres finalizadas en la provincia de Salamanca es desalentadora, no lo es mucho menos la que hace referencia a la de las viviendas libres terminadas, cuya caída también refleja la situación de crisis del sector.

 

Así las cosas, en 2011 se finalizó la construcción de 1.636 viviendas, mientras que cinco años atrás, en 2006, la cifra se elevó hasta las 4.368, o las 4.350 de 2009 o las 4.342 de 2007, años donde la especulación en el sector y la construcción desmesurada de obras eran la tónica predominante.

 

Por tanto, el sector de la construcción en la provincia, lejos de levantar cabeza, atraviesa por momentos muy delicados con una caída de la licitación y de la compra-venta de viviendas que aún se desconoce cuándo iniciará su recuperación.