La crisis azota cada vez con más fuerza en Salamanca

Carlos Santos, Jesús Juanes y Javier Vicente en la presentación de la memoria de actividades de Cruz Roja 2012 (Foto:F.Rivas)

Cruz Roja Salamanca incrementa en un 80 por ciento la atención a personas en situación de extrema necesidad por la crisis

Cruz Roja Salamanca incrementó un 80 por ciento durante el pasado año la atención a personas necesitadas de ayudas “básicas”, pasó de los 6.507 ciudadanos de 2011 a los 11.538 de 2012.

 

Entre estas ayudas, la organización humanitaria ha colaborado en el  pago de alquileres de primera vivienda o facturas de suministros como calefacción, luz o agua, y en la entrega de alimentos, material escolar o productos de higiene.

 

Así lo han explicado el presidente provincial de Cruz Roja Salamanca, Jesús Juanes, el coordinador provincial, Javier Vicente, y el secretario provincial, Carlos Santos, quienes han agradecido el apoyo de socios y entidades privadas para poder dar este servicio.

 

 

Según han detallado las instituciones públicas redujeron en un 20 por ciento sus ayudas, por lo que ha sido necesario buscar fondos gracias a la solidaridad personal de los salmantinos y de entidades privadas. 

 

 

Jesús Juanes ha puesto como ejemplo la aportación privada. En este sentido, Cruz Roja Salamanca contaba con 6.708 socios en 2007 y la cifra se acerca a los 13.000 en la actualidad.

 

Aun así, el coordinador provincial ha subrayado que si la aportación de las ayudas públicas sigue bajando, habrá complicaciones para la continuidad de las actividades. “Si no tenemos más apoyos, va a ser difícil poder aguantar”, ha incidido.

 

 

PRESUPUESTOS Y CIERRRE DE CENTROS

 

El secretario provincial ha explicado que Cruz Roja Salamanca ya tuvo pérdidas de 358.000 euros en 2011, y en el pasado ejercicio se situó la balanza negativa en 191.722 euros. El presupuesto de 2012 se cifró por encima de los seis millones de euros.

 

El déficit no se ha solventado a pesar de que se redujo el personal laboral de 180 a 140 trabajadores y se cerraron la Guardería Infantil en Carbajosa de la Sagrada, un centro de emergencias para la mujer y un piso para solicitantes de asilo.

 

No obstante, los responsables de la organización han querido mantener e incluso incrementar partidas para servicios como las ayudas “básicas” para los ciudadanos en dificultades de “extrema necesidad”. La idea es “sacar el mayor rendimiento posible a cada euro”, ha dicho.