La crecida del río Mayas deja incomunicada a la localidad

Frecuencia. La situación, que se repite cada invierno, supone el aislamiento del municipio por carretera. Solución. El alcalde desconoce cuándo finalizarán las obras de la variante que evitará los problemas
ICAL

El alcalde del municipio de Robleda, José Luis Varas, explicó ayer que no conoce con exactitud los plazos para la finalización de la nueva variante que se construye en la zona y que evitará los problemas derivados de la crecida del río Mayas, aunque espera que tarde “el menor tiempo posible”.

Varas confirmó que durante la madrugada del martes al miércoles, Robleda volvió a quedar incomunicada por carretera con la localidad vecina de El Sahúgo, dado que el agua anegó de nuevo la carretera CM-207, “una situación que se viene repitiendo desde que se construyera esta vía hace aproximadamente un cuarto de siglo”.

Los problemas volvieron a reproducirse en el puente que une ambos municipios ya que, ante grandes avenidas de agua, el paso se colapsa e inunda la zona de tránsito de los coches hasta hacer de todo punto imposible la conducción y el acceso.