La cosecha de garbanzos supera los 1.000 kilogramos por hectárea

Por encima de la media. Las condiciones meteorológicas, adversas para la Lenteja de La Armuña, beneficiaron a este cultivo que supera el rendimiento normal que oscila entre 800 y 900 kilogramos
CHEMA DÍEZ

La recogida del Garbanzo de Pedrosillo en la provincia de Salamanca arroja datos optimistas para los agricultores, que ven cómo la producción supera los 1.000 kilogramos por hectárea cuando la media de los últimos años oscilaba entre 800 y 900.

Este hecho viene motivado en parte porque esta legumbre asimiló mejor las lluvias de junio y meses anteriores, al contrario que la lenteja, y por ello el rendimiento aumentará respecto a otras campañas.

Por el momento se ha recogido una pequeña cantidad de garbanzo en la provincia, pero suficiente para conocer que el resultado será positivo para ellos.

Como novedades principales en esta nueva campaña, hay que destacar dos: la primera hace referencia al inicio del uso de la semilla certificada, “que se encuentra en la fase de multiplicación, por lo que el objetivo primordial es que en 2011 todos los agricultores trabajen y siembren ya con esta semilla”, apunta Nicolás Armenteros, director técnico de la Asociación Legumbres de Calidad.

La segunda novedad se centra en que es la primera campaña en la que se trabaja con la Marca de garantía, obtenida por parte de la asociación el pasado mes de enero después de una década de trabajo y que puede ser el inicio para alcanzar cotas mayores.

Contraste con la lenteja
Por su parte, y la otra cara de la moneda hace referencia a la Lenteja de La Armuña, cuyas producciones medias oscilan entre los 200, 300 y 400 kilogramos debido a las heladas del mes de mayo y las posteriores precipitaciones, que dieron al traste con la ilusión de los productores de la provincia.

Así, la gran mayoría de las parcelas de la zona de La Armuña quedaron arrasadas por el motivo anteriormente expuesto, obteniendo los agricultores la peor producción de lenteja en los últimos diez años en esta zona.

Este desgraciado hecho para el campo da al traste con las aspiraciones de los productores que han pasado de obtener más de 1.000 kilogramos en sus explotaciones a, en el mejor de los casos, 400.

No obstante, y pese a este hecho, la calidad en la lenteja cocida será “excelente” como cada campaña como caracteriza a la Indicación Geográfica Protegida Lenteja de La Armuña.

Por otro lado, el proyecto del Centro de las Legumbres sigue su curso y se mantiene a la espera de la financiación por parte del Grupo de AcciónLocal, Asociación Nordeste. De las conversaciones o del estudio del proyecto dependerá en gran medida la subvención que se otorgará para este centro, y por tanto, la calidad y el sistema del mismo, pero lo que se pretende es que sea una referencia.

Lo que se pretende con este centro es crear una nueva sede de referencia que permita trabajar en los temas relacionados con la investigación de las semillas o temas similares que tengan un impacto con el garbanzo o las judías.