La convocatoria de elecciones complica el 'corte de cinta' en la pista de La Aldehuela

Vista exterior del edificio que alberga la pista cubierta de atletismo.

Con las generales el 20 de diciembre, el decreto de convocatoria será eficaz desde el 27 de octubre: a partir de esa fecha están prohibidas las inauguraciones de obras. El Ayuntamiento tiene poco más de tres semanas si quiere hacer un corte de cinta electoral.

El anuncio de la fecha definitiva de las elecciones generales puede suponer que el Ayuntamiento de Salamanca se quede sin 'presumir' de la finalización de las obras de cara a la campaña electoral. El apetecible 'corte de cinta' por todo lo alto está a expensas de la prisa que se pueda dar la empresa constructora (o de la que le meta el Consistorio) y se juega prácticamente en tres semanas, que es el margen que queda.

 

Según todos los indicios, las obras se terminarán durante octubre y los trámites para la entrega de todas las instalaciones pueden estar rematados el día 1 de noviembre, fecha a partir de la cual se podría abrir. Esto complicaría bastante una puesta en servicio efectiva antes de las elecciones. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, firmará el decreto de convocatoria de las elecciones generales del 20 de diciembre el próximo día 26 de octubre, para que entre en vigor el día 27 y empiecen a correr los plazos que marca la Ley Orgánica Electoral General. Esta dice que 54 días antes de la jornada de votación no se pueden llevar a cabo inauguraciones con contenido político.

 

El alcalde de Salamanca ya topó con esta limitación en las pasadas elecciones municipales. De hecho, tuvo que suspender una visita a las obras de La Aldehuela porque se había programado justo el mismo día que empezaba la prohibición de inauguraciones y actos políticos en obras. Y le ocurrió lo mismo con el estreno del parque de La Alamedilla: hubo que suspender una jornada lúdica organizada porque la junta electoral consideró que se habían programado actos que no tenían nada que ver con la apertura del parque una vez finalizadas las obras de reforma.

 

Si se cumplen los plazos previstos de las obras, que están muy avanzadas como ha informado TRIBUNA esta semana, no se llegaría a poder hacer un acto de inauguración que coincidiera con la puesta en servicio para los ciudadanos. Sin embargo, bien se podría celebrar una visita institucional previa en los próximos días que permitiera un paseo por las nuevas instalaciones aunque no se reabrieran. Algo de lo que ya han advertido desde el grupo socialista, que teme que el Ayuntamiento va a tener la tentación de hacer un gran estreno si llega a tiempo.