La contaminación en toda la Comunidad superó en 2014 las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud

Contaminación

La organización ecologista ha explicado que las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire son la disminución del tráfico motorizado.

El Informe anual de Calidad del Aire en España de Ecologistas en Acción (EA) que se ha presentado hoy concluye que la totalidad de la población y el territorio de Castilla y León "estuvieron expuestos durante 2014 a unos niveles de contaminación que superan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el objetivo legal a largo plazo para la protección de la vegetación.

   

Según ha explicado EA, el tráfico en las ciudades y en las autovías y las centrales térmicas de León y Palencia son "las principales causas de la contaminación", al tiempo que ha acusado a la Junta de no afrontar "un problema que afecta a la salud de la ciudadanía, y también a los cultivos y espacios naturales regionales, con un alto coste económico".

  

El informe de Ecologistas en Acción recopila los datos de 60 estaciones de control de la contaminación pertenecientes a las redes de la Junta de Castilla y León, del Ayuntamiento de Valladolid, de EMEP y de distintas instalaciones industriales, y toma como referencia los valores máximos de contaminación recomendados por la OMS y el objetivo a largo plazo para la protección de la vegetación establecido por la Unión Europea.

  

De acuerdo a esos niveles recomendados, el aire contaminado afectó en 2014 a la totalidad de la población y territorio de Castilla y León, por concentraciones excesivas de partículas (los 750.000 habitantes de Aranda de Duero, Burgos, Miranda de Ebro, Palencia y Valladolid), de dióxido de azufre (los 525.000 habitantes de León, Palencia, El Bierzo y las Montañas del Noroeste de Castilla y León) y, sobre todo, de ozono troposférico (los 2,5 millones de habitantes de toda la Comunidad).

  

Si se toman los valores límite establecidos por la Unión Europea, la población que respira aire contaminado por encima de los objetivos legales se limita a los 33.000 habitantes del Valle del Tiétar y el Alberche, al sur de Ávila.

  

No obstante, el objetivo legal también se ha superado en sendas estaciones de Villamuriel de Cerrato (Palencia) y la ciudad de Segovia, así como en la estación salmantina de El Maíllo; en todos los casos en relación al contaminante ozono.

  

La formación de ozono troposférico en la Montaña Sur de Castilla y León y en el Valle del Tiétar y Alberche (Ávila) aparece vinculada a las emisiones por el tráfico de contaminantes desplazados desde la aglomeración de Madrid.

  

Ante esta situación, Ecologistas en Acción exige a la Junta de Castilla y León que redacte sin más dilación los planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación por ozono en las zonas afectadas.

  

Según EA, estos planes son obligatorios según la legislación vigente, y la Junta "acumula ya una década de retraso en la elaboración de estos planes", lo que perjudica "la salud humana y vegetal".

  

Asimismo, la organización ecologista ha explicado que las principales vías de actuación para reducir la contaminación del aire son la disminución del tráfico motorizado, la reducción de la necesidad de movilidad y la potenciación del transporte público.