La consejería apoyará al sector del ibérico en “todas sus decisiones” en caso de que la nueva ley sea desfavorable

Si los profesionales deciden salirse de la nueva Norma de Calidad, la Junta estará al lado de ganaderos e industriales.

La nueva Norma de Calidad del Ibérico sigue dando mucho que hablar en Salamanca y en Castilla y León, que se mantiene a la espera de conocer un veredicto final del Ministerio pero que puede demorarse hasta el próximo mes de marzo, siempre que se inicien todos los trámites en la actualidad.

 

Por ello, y ante la posibilidad (que la hay) de que el escenario final sea desfavorable para Castilla y León, y por tanto para Salamanca, la consejería ha ratificado que apoyará al sector en cualquier decisión que tome, incluso si decidiese salirse de la Norma. “Estamos con nuestros profesionales, con el sector. Lo hemos demostrado y lo seguiremos haciendo. En el caso de que se dé el peor de los escenarios, que es que la Norma sea desfavorable para el sector en la Comunidad, la consejería hará lo que el sector decida, incluso una posible salida de esta Norma”.

 

Así de rotunda se ha mostrado la viceconsejera de la Consejería de Agricultura y Ganadería y directora del Itacyl, María Jesús Pascual, quien ha destacado además la buena relación de trabajo “de todo el sector en la Comunidad ya que ha hecho falta muy poco para acordar una postura común entre todos y es la que vamos a defender siempre”.

 

La consejera de Agricultura y Ganadería, tal y como señaló Pascual, entregó el pasado viernes el documento final con alegaciones elaborado por Castilla y león al Ministerio de Agricultura, para que éste estudie  los diferentes razonamientos que se basan en dos puntos clave como la denominación en venta del producto y la existencia de periodos transitorios para poder adecuar los productos y las explotaciones a la nueva Norma.

 

Noticias relacionadas