La Congregación de Jesús Rescatado, “con una fuerte tradición familiar”

Fotos: CAH

La procesión sale el Viernes Santos de la iglesia de San Pablo de Salamanca, a las 18,45 horas. Con sus dos pasos, Jesús Rescatado y Nuestra Señora de las Angustias, hacen su recorrido durante 6 horas.

Día: Viernes Santo.

 

Hora: 18,45 horas.

 

Duración aproximada: 6 horas.

 

Lugar de salida y llegada: Iglesia de San Pablo.

La Congregación de Jesús Rescatado nació mucho antes de comenzar a procesionar en Semana Santa, de hecho data de finales del siglo XVIII, al menos que se tengan constancia documental. Es en 1794 cuando se pide al rey Carlos IV la restauración de la congregación como tal, aunque “probablemente, en el siglo anterior ya hubo devoción entorno a Jesús Rescatado, porque la imagen llegó al finales del XVII a España”, comenta el actual Hermano Mayor de la Congregación, Pedro Jesús Martín. Fue entonces cuando se inició la devoción en todo los conventos de Trinitarios. Uno de esos conventos era el de Salamanca, que contaba con su propia imagen, la que actualmente sale en procesión el Viernes Santos.

 

La Congregación de Jesús Rescatado se incorporó a las procesiones de Semana Santa ya en el siglo XIX, en 1860, dentro de la procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo, que por entonces era la única que había. Aunque también salía a la calle en el mes de octubre durante la festividad de Jesús Divino Redentor. Y, en este caso, se trata de una congregación, y no de una hermandad o una cofradía, porque surge entorno a la Confraternidad Trinitaria, que eran los laicos que ayudaban a los trinitarios, y se unieron para ofrecer culto a la imagen de Jesús Rescatado.

 

A finales del mismo siglo, en 1889, se incorporó un nuevo paso, el de Nuestra Señora de las Angustias.

 

Las dos figuras son anónimas y barrocas, de finales del XVII. No existen documentos que las daten exactamente, ni tampoco su autoría. No obstante, según explica Pedro Jesús Martín “seguramente la tallara algún fraile, que era lo normal”. En cuanto a la imagen de la virgen, es posible que llegara de la antigua parroquia.

 

Pedro Jesús Martín, junto a la imagen de Nuestra Señora de las Angustias

 

Esta congregación de Semana Santa cuenta con 725 hermanos congregantes, muchos de la provincia, sobretodo del alfoz. Hay hombres y mujeres y cada vez más niños, la mayoría de los cuales se suman a la Congregación desde que se bautizan. “Existe de fuerte tradición familiar”, comenta el Hermano Mayor, cuyo caso es una ejemplo de lo que afirma, ya que añade con orgullo: “En la mía vamos por la 5 generación, desde mi bisabuelo a mi hijo y mi hija”. También su tía, que “podría ser de las más antiguas hermanas congregantes, porque entró con 5 años y ahora tiene 82”.

 

Las mujeres forman parte de la Congregación desde el principio, pero no procesionaban con túnica. Esto cambió en 1975, cuando las dos primeras pidieron salir como nazarenas, y así fue, “sin debate, dijeron que querían salir con túnica y lo hicieron”, recuerda Martín.

 

En la procesión del Viernes Santo salen 300 hermanos congregantes con túnica y a ellos se suma un cortejo incontable de devotos, suelen ser unos 400 más, entre los que hay hermanos y otros que no lo son.

 

Sale a las 18,45 horas de la iglesia de San Pablo, y dura unas 6 horas. El recorrido se modificó hace tres años cuando se rompió la procesión general del Santo Entierro. Ahora, tras salir de San Pablo, sube por calle Tostado, calle Silencio, Patio Chico, Libreros y Calderón de la Barca; cuando llega a la Catedral, se dirige por la Rúa a la Plaza Mayor y, desde ahí vuelve al templo de San Pablo.

 

 

EL COMPROMISO DE SERVIR

 

Pedro Jesús Martín lleva cinco años como Hermano Mayor, el pasado año fue elegido por segunda vez y continuará sólo tres años más, “porque los estatutos marcan un tope de dos mandatos total 8 años”.

 

Para él, este cargo supone un compromiso con los hermanos y la congregación, un compromiso de servicio.” Lo vivo desde el compromiso y el servicio a los demás”, afirma. Así lo ha aprendido de su familia, cuenta que le hicieron "hermano congregante con meses y llevo saliendo desde que tengo 5 años”. Por eso, también lo transmite a sus hijos y “espero que ellos también lo transmitan a los suyos y que no se pierda esta tradición”.

 

Precisamente, esa es la razón por la que considera muy importante que la Congregación de Jesús Rescatado tenga cultos todo el año, para mantener la tradición y el contacto. En torno a Semana Santa es una época especial, hay culto todos los viernes de Cuaresma y un Besapiés del primer viernes de marzo. Pero también hay un Vialucis para celebrar la Resurrección en Pascua y eucaristía por los difuntos. Y, en octubre, se celebra la antigua fiesta de Jesús Divino Redentor dedicada a las familias y a los niños, con una pequeña procesión. “Todo se concentra en Cuaresma y Semana Santa pero procuramos vernos de manera frecuente y que se hagan cosas todo el año”, asegura Pedro Jesús Martín.