La confianza del consumidor baja 5,9 puntos en mayo por las peores expectativas

La confianza del consumidor baja 5,9 puntos en mayo por las peores expectativas

Más de la mitad de los consumidores cree que encontrar empleo será aún más difícil dentro de seis meses.

La confianza del consumidor bajó 5,9 puntos en mayo en relación al mes anterior, hasta situarse en 50,8 puntos, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) publicado este lunes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

 

Este descenso del indicador, que se produce después de dos meses consecutivos de subidas, es consecuencia del empeoramiento del indicador de situación actual, que bajó 1,9 puntos, hasta situarse en 35,8 puntos, y, especialmente, de las peores expectativas de los consumidores.

 

En concreto, el indicador de expectativas disminuyó en mayo en 9,8 puntos, hasta los 65,8 puntos, debido a la desfavorable percepción del futuro de la economía y, en menor medida, de los hogares y del empleo.

 

El CIS ha destacado que, en porcentaje, el indicador de confianza de los consumidores descendió en mayo un 10,4% respecto a abril. En términos interanuales, la confianza de los consumidores se encuentra más o menos en el mismo nivel de hace un año (50,5 puntos).

 

Por componentes y en comparación con el dato del mismo mes de 2012, el indicador de situación actual es 4,8 puntos superior, mientras que el de expectativas es 4,2 puntos inferior el valor de un año atrás.

 

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.

 

El retroceso en casi dos puntos de la valoración que hacen los consumidores de la situación actual se debe, sobre todo, a la valoración sobre la situación económica general, que baja cuatro puntos, y, en menor medida, al mercado laboral, que disminuye 3,1 puntos. Por el contrario, la valoración sobre la situación de los hogares repunta 1,5 puntos y alcanza su máximo dentro de los últimos 14 meses.

 

En relación a los datos de mayo de 2012, la valoración actual de la situación económica del país es 4,5 puntos superior, las opciones que ofrece el mercado de trabajo se valoran 6,1 puntos por encima del año pasado, y la situación en los hogares ha mejorado 3,8 puntos desde entonces.

 

EL INDICADOR DE EXPECTATIVAS BAJA CASI DIEZ PUNTOS

 

 

En términos interanuales, los datos de expectativas muestran descensos muy similares en sus tres componentes. Así, se encuentran 4,6 puntos por debajo respecto a la situación económica del país, 3,8 puntos por debajo en el caso del empleo y son 4,3 puntos inferiores a las expectativas que tenían los hogares un año antes.

 

En general, casi ocho de cada diez encuestados por el CIS entiende que la situación económica actual es peor que la de hace seis meses, mientras que el 13,5% no aprecia cambios y sólo el 6,1% estima que ha mejorado.

 

De cara a los próximos seis meses, los españoles no son muy optimistas, ya que sólo el 17,8% de los entrevistados confían en que el estado de la economía será mejor, frente al 59,5% que auguran un empeoramiento y el 15,9% que no espera cambios.

 

El ICC de mayo, para cuya elaboración el CIS ha realizado 1.400 entrevistas, muestra que al 46,1% de los entrevistados llega justo a fin de mes y que el 26,6% ahorra poco dinero cada mes. De hecho, el 16,2% afirma que ha tenido que echar mano de sus ahorros familiares. Por el contrario, sólo el 2,1% dice que ahorra bastante cada mes.

 

POCAS POSIBILIDADES DE AHORRO

 

 

La encuesta refleja además que el 51% de los entrevistados percibe la situación económica actual de su familia peor que hace seis meses, mientras que el 43,9% asegura que es igual y sólo el 4,9% afirma que ha mejorado. Entre las razones más apuntadas por los que sostienen que la situación es peor se encuentra el alza continuada de los precios, la disminución de los ingresos familiares y la pérdida de empleo de alguno de los miembros del hogar.

 

Entre el 4,9% de los que aseguran que su situación ha mejorado, el 39,7% indica que se debe a que un miembro del hogar ha encontrado empleo, mientras que el 23,5% explica que han aumentado los ingresos familiares y el 14,7% señala que ha cubierto o cubrirá las deudas pendientes o el pago de la hipoteca.

 

Sobre la situación del mercado laboral, más de uno de cada cinco encuestados afirma que ninguna persona de su entorno se encuentra en paro, mientras que el 13,9% dicen conocer a una persona en esta situación, el 9,9% a dos y el 8,8% a tres. Casi el 7,1% asegura que conoce a más de diez personas en paro.

 

DIFICULTADES PARA ENCONTRAR EMPLEO

 

 

Cuando se les pregunta por la evolución del empleo de cara a los próximos seis meses, un 56,4% de los encuestados piensa que la situación empeorará, frente al 18,9% que cree que mejorará y el 15,6% que considera que permanecerá sin cambios.