La concentración motera se cierra con 2.000 asistentes y mucha fiesta

Un año más, y ya van 17 (13 con la organización del Motoclub Mirobrigense, y cuatro con la de Los Clandestinos), las calles de Ciudad Rodrigo se han llenado de motos y moteros que han disfrutado de un gran fin de semana en estas tierras.
Mondrián / David Rodríguez

El éxito de la concentración ha sido una vez más absoluto, y se han batido los récords del año pasado. Aunque por logística el número de inscritos ha seguido fijado en 500 personas, por toda la ciudad se han visto más motos que el año pasado, por ejemplo, en la ruta nocturna con bengalas del sábado, como homenaje a los moteros que han perdido la vida en la carretera. Los organizadores calculan que ha habido más de 2.000 motos participando en las actividades de este fin de semana.

Pero de esta concentración no sólo han disfrutado los moteros, sino todos los mirobrigenses. Por segundo año consecutivo, ha habido una gran carpa en el polígono de Los Chabarcones, con 10 hosteleros de Miróbriga allí instalados. Y como ocurrió el fin de semana anterior con la feria del caballo, la fiesta en Ciudad Rodrigo se ha vuelto a trasladar hasta allí. Para animar la carpa han sido fundamentales las actuaciones musicales, que le han dado ritmo. La noche del viernes, Va por ti; el sábado, Los Lebreles; y para cerrar ayer por la tarde la concentración, el grupo mirobrigense Predator. En este evento se ha querido seguir apostando por ese carácter familiar que últimamente tienen todas las actividades en Miróbriga. Así, las familias al completo han podido disfrutar, ya que como novedad este año los más pequeños han tenido la oportunidad de pasárselo en grande en varios castillos hinchables. Para entrar en ellos sólo ha sido necesario tomar una consumición en alguno de los bares instalados en la carpa.

Actividades
Los más moteros han disfrutado de otra de las atracciones instaladas en torno a ese recinto, una máquina para hacer caballitos, conocida como X-Byke. De esta forma, los moteros han podido probar de forma segura cómo se hacen caballitos. Durante esta concentración, se ha querido que las motos se hagan sentir en Miróbriga, pero con seguridad, y molestando lo menos posible a los vecinos. Así, por ejemplo, durante la madrugada del sábado estuvo prohibido el acceso en moto al casco histórico (salvo para los que han tenido su hotel dentro de murallas). Y en la fiesta de la noche del sábado en la carpa la música tuvo un volumen más bajo para, aunque no hay casas alrededor, molestar lo menos posible a los vecinos más cercanos.

En la concentración han participado moteros llegados de todos los puntos de España y de la vecina Portugal, que siempre tiene gran presencia en esta concentración. La pasión por las motos es tal que el primer participante llegó a Miróbriga, procedente de Córdoba, ¡el martes!, para no sólo disfrutar de la concentración, sino también empaparse de la ciudad.

Todos los moteros han tenido la oportunidad de conocer Ciudad Rodrigo y su entorno. En la mañana de ayer se organizaba una ruta guiada a pie por la ciudad y de forma simultánea una ruta turística en moto hasta Gallegos de Argañán, para que los moteros eligieran lo que más les apeteciera. También tuvieron la oportunidad de conocer la gastronomía más autóctona con la degustación de huevos fritos con farinato ofrecida por la asociación gastronómica Amigos del farinato.