La Comunidad registra una caída del número de autónomos de un 0,8% en el primer trimestre del año

A pesar de la caída del primer trimestre, en febrero y marzo ha vuelto a crecer el número de emprendedores,

Castilla y León registró en el primer trimestre del año una caída de un 0,8 por ciento en el número de trabajadores autónomos, periodo en el que el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) perdió 20.871 afiliados, hasta 3.050.798 trabajadores por cuenta propia (un 0,7 por ciento menos).

Las comunidades Asturias, Cantabria y Castilla-La Mancha lideraron la pérdida de autónomos en el primer trimestre del año, ya que en estas tres comunidades el empleo autónomo bajó un 1 por ciento, lo que se tradujo en 755, 428 y 1.500 trabajadores menos afiliados al RETA, respectivamente. Las ciudades autónomas de Ceuta (+1,1%) y Melilla (+0,1%) fueron las únicas que vieron aumentar el número de emprendedores.

La Comunidad Valenciana registró un descenso del 0,9%, seguida de Aragón, Castilla y León y Cataluña, comunidades que han visto descender el número de trabajadores autónomos un 0,8%, por encima de la media nacional.

Galicia y La Rioja se quedaron en la media con descensos del 0,7%. Por debajo se situaron Canarias, Extremadura, Comunidad de Madrid, Murcia y País Vasco, todas con una pérdida de trabajadores por cuenta propia del 0,6%.

Navarra, por su parte, registró un descenso de autónomos del 0,5%, mientras que el número de empleados autónomos bajó un 0,4% en Andalucía y Baleares, convirtiéndose así en las comunidades que mejor comportamiento registraron.

En valores absolutos, Cataluña (4.070 autónomos menos), Valencia (2.839 autónomos menos), Madrid (2.145 menos), Andalucía (1.855 menos), acapararon el 52% del total de las bajas en los tres primeros meses del año. En el extremo opuesto se situaron Baleares (-31 autónomos) y La Rioja (-190) y Navarra (-238), cuyo descenso de autónomos supuso tan sólo el 2,1% del total.

Por provincias, solo Málaga (+285 autónomos) y las ciudades autónomas de Ceuta (+34 autónomos) y Melilla (+2 autónomos) vieron aumentar su número de emprendedores. El resto de provincias perdieron trabajadores autónomos en el primer trimestre, encabezadas por Toledo, Ávila y Soria, todas con un descenso del 1,2%.

La construcción, el sector que más pierde
En cuanto a los sectores de actividad, la construcción registró la mayor pérdida en el número de autónomos con un descenso del 2,7% (10.772 trabajadores menos). Además, uno de cada dos autónomos que han dejado de cotizar a la Seguridad Social pertenecía al sector de la construcción, que representó el 51,6% de la pérdida total de afiliados al RETA.

El comercio (- 3.175 autónomos), la industria (-2.279 autónomos), la agricultura (-1.448 autónomos) y el transporte (-1.332 autónomos) han sido los otros grandes afectados, igual que la agricultura (6.821 autónomos menos) y las actividades administrativas, con una pérdida neta de 1.105 autónomos. La hostelería, por su parte, ha perdido 904 autónomos, un 0,3%.

Sin embargo, durante el primer trimestre del año, ha habido dos sectores que a pesar de no ser los tradicionales ni los que engloba al groso de autónomos, han registrado significativos aumentos en el número de cotizantes: la educación (+860 autónomos) y las actividades financieras y de seguros (+259).

Cambio de tendencia
A pesar de la caída del primer trimestre, en febrero y marzo ha vuelto a crecer el número de emprendedores, aunque no lo suficiente para compensar la pérdida del primer mes de año. En enero, el descenso de autónomos fue de 30.458 cotizantes, mientras que en febrero se registraron 4.721 autónomos más y en marzo, 4.866.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha resaltado los aumentos de febrero y marzo, aunque cree que hay que esperar a ver el comportamiento del colectivo en los próximos meses. "Si hay más autónomos hay más empleadores y por lo tanto más capacidad de generar empleo y actividad económica", señala Amor.