La Comunidad ha perdido 58.000 personas en edad de trabajar desde 2007

CC.OO presenta el informe sobre seis años de crisis en el mercado laboral

Castilla y León ha perdido 58.000 personas en edad de trabajar (mayores de 16 años) desde el año 2007, cuando el sindicato Comisiones Obreras sitúa el inicio de la actual crisis económica.

Esta es una de las principales conclusiones del informe 'Seis años de crisis en el mercado de trabajo de Castilla y León' realizado por CC.OO., la "crónica de una muerte anunciada" en la que "la resurrección no se ve" y que marca una evolución "muy negativa" con consecuencias "especialmente dañinas" para el mercado laboral.

Según este estudio, la población activa (ocupados más parados que buscan empleo) ha caído durante los tres últimos años en 16.000 personas, con especial incidencia en el último ejercicio en el que se perdieron más de 31.000 personas, una cifra que se compensó porque en 2010 se incorporaron "numerosos" activos.

"Este dato viene a significar que ya no se incorporan personas en términos netos al mercado de trabajo para trabajar o para buscar empleo", ha lamentado el secretario de Empleo y Formación en CC.OO., Saturnino Fernández, quien ha explicado también la caída de inactivos en 41.600 personas, "principalmente por la incorporación de las personas encuadradas en labores del hogar, principalmente mujeres, seguramente debido a la situación de crisis".

Otra de las conclusiones de este informe es la pérdida de 175.500 puestos de trabajo netos desde 2007, unos 30.000 por año, lo que sitúa la cifra total de ocupados "muy por debajo" del millón de personas. De los empleos perdidos, 149.700 fueron de trabajadores por cuenta ajena y otros 25.000 fueron trabajadores por cuenta propia.

"Es una barbaridad y una pérdida brutal de empleo", ha lamentado Fernández, que ha precisado que las pérdidas se han producido especialmente en el sector privado (153.600) con una reducción "muy importante" desde 2011 en empleo público (19.300), "con lo que eso significa en la merma de prestaciones y de la calidad de los servicios".

PÉRDIDAS "PROFUNDAS" EN INDUSTRIA Y CONSTRUCCIÓN

El empleo perdido ha sido mayoritariamente masculino (137.400 hombres y 38.100 mujeres) y se ha materializado "profundamente" en industria (54.900, un cuarto de su ocupación total) y construcción (70.900, más de la mitad de su ocupación total).

Este informe corrobora también la "importantísima pérdida" de empleo temporal en Castilla y León (74.900) lo que sitúa el índice de temporalidad en un 23 por ciento, cinco puntos menos que en 2007 si bien en el último año el índice ha aumentado un 1,1 por ciento en la Comunidad como "efecto directo" de la Reforma Laboral. "Se está despidiendo a trabajadores fijos y se sustituye por temporales o a tiempo parcial", ha advertido Fernández.

Del mismo modo, en los seis años de la crisis Castilla y León ha pasado de tener un 11 por ciento del total de trabajadores asalariados con contrato a tiempo parcial a un 18 por ciento, "siete puntos más" que representa 123.800 personas con este tipo de contrato de jornada reducida. De ellas, 76.300 (47 por ciento) encadenan contratos y 45.700 tienen una antigüedad en la empresa de más de 24 meses y, "por lo tanto, deberían ser puestos de trabajo fijos por ser su naturaleza de carácter permanente".

Respecto al comportamiento del desempleo se ha producido un incremento de 159.500 personas, un 194 por ciento más, con una tasa de paro que se ha multiplicado por tres en estos seis años de crisis (del 7 por ciento de 2007 al 21 por ciento de 2013). Sin embargo, han aumentado un 123 por ciento los desempleados que cobran alguna prestación.

Finalmente, Saturnino Fernández ha cuestionado los datos de contratación, con un 28 por ciento menos y sólo un 8 por ciento de contratos indefinidos cuando en 2007 suponían en torno al 12 por ciento. El sindicalista ha reconocido no obstante la escasa incidencia del contrato de emprendedores que permite la Reforma Laboral del PP si bien ha augurado un incremento en su uso tras los cambios del mes de diciembre que permitirán su aplicación para contratos temporales.

Respecto a la situación concreta del año 2013, Fernández ha coincidido con el secretario regional de CC.OO. Ángel Hernández, en su convencimiento de que será peor incluso que 2012 ya que, además, "llueve sobre mejorado", y han augurado que 2014 será "por desgracia" otro año difícil en el que se continuará el ajuste del déficit.