La Comunidad es la que mejor gestiona los fondos financieros para el mundo rural

En 2011 se ejecutaron, a través de este Programa, 179 millones de euros
Castilla y León ha acogido la tradicional reunión anual del Comité de Seguimiento del Programa de Desarrollo Rural. Este programa, aprobado por la Comisión Europea el 15 de febrero de 2008 y con vigencia hasta el 2013, es uno de los pilares de la política estructural y de desarrollo rural de Castilla y León. Durante este encuentro se han dado a conocer los avances del Programa en el último año y su evolución desde la puesta en marcha.

En 2011 se ejecutaron, a través de este Programa, 179 millones de euros, lo que supone que, en total, desde el comienzo del periodo de vigencia, se han ejecutado 981 millones de euros. Esta cifra, tal y como se ha puesto de manifiesto en la reunión del Comité de Seguimiento, sitúa a Castilla y León como la comunidad autónoma de España que mejor ejecuta los fondos financieros del Programa de Desarrollo Rural. Además, este nivel de ejecución asegura que no haya ningún riesgo de pérdida de fondos europeos, incluso con un año de adelanto.

En esta reunión, además de analizarse su evolución, se ha dirigido una mirada al futuro ya que se ha analizado el Proyecto de Presupuestos 2012 de la Consejería de Agricultura y Ganadería que, esta misma semana ha presentado la consejera en la Comisión de Hacienda de las Cortes de Castilla y León. De las cinco prioridades presupuestarias expuestas por Silvia Clemente, cuatro de ellas tienen una repercusión directa sobre el Programa, lo que constituye una muestra más de que éste constituye una herramienta fundamental de esta Consejería para el desarrollo agrario y rural de nuestra Comunidad y, por lo tanto, una prioridad para garantizar la mejor ejecución posible del mismo.

Los 981 millones de euros se han dirigido principalmente a la puesta en marcha de medidas dirigidas al aumento de la competitividad agraria y agroindustrial, destinándose para ello 464 millones de euros, el 47,29% del total. De esta forma se ha garantizado el apoyo a aquellos emprendedores que habían solicitado una ayuda para realizar una inversión en el sector agrario o agroalimentario.

Además de fomentar la competitividad, las medidas se han dirigido a la mejora del medio ambiente, del entorno rural y de la calidad de vida en las zonas rurales; y a la ejecución de los programas de desarrollo local que existen en la Comunidad y que son gestionados por los Grupos de Acción Local.

Las medidas tomadas en estos cinco años han conseguido:
  • ´El rejuvenecimiento del sector a través de la instalación de 1.977 jóvenes agricultores y un cambio estructural en 4.126 explotaciones.
  • El apoyo en materia de asesoramiento a 4.010 agricultores.
  • La modernización de 7.704 explotaciones.
  • El aumento del valor añadido en 528 empresas agroalimentarias.
  • La mejora de infraestructuras agrarias de 61 zonas.
  • La contribución al mantenimiento de la actividad agraria en 32.632 explotaciones.
  • El desarrollo de medidas agroambientales en más de 1,6 millones de hectáreas.
  • La mejora del bienestar animal en 407 explotaciones.
  • La forestación de 74.799 hectáreas.
  • La conservación y mejora de bosques a través de contratos con sus gestores en 495 zonas.
  • La ejecución de 2.538 acciones de prevención de incendios.
  • La ejecución de 450 proyectos que llevan a cabo los 44 Grupos de Acción Local que existen en la Comunidad.

Además, durante la reunión del Comité de Seguimiento se ha presentado la nueva versión del "Catálogo de buenas prácticas de desarrollo rural", de la que Castilla y León es pionera. Con el catálogo, en el que se describen 14 proyectos financiados a través de este Programa, se pretende dar a conocer ejemplos de actuaciones concretas como una fuente de ideas para el medio rural, de la Región y de fuera de ella.

Este catálogo se puede consultar en Internet a través del sitio web de la Junta de Castilla y León dedicado al Programa de Desarrollo Rural.

Programa de Desarrollo Rural
El Programa de Desarrollo Rural, aprobado por la Comisión Europea el 15 de febrero de 2008 y con vigencia hasta el 2013, es uno de los pilares de la política estructural y de desarrollo rural de la Región.