La compra de los derechos federativos antes del día 30 quedaría libre de cargas

Mayoral asegura que el pago a jugadores y demás deudas sería obligación de la UDS y, aunque no se hiciera en la fecha estipulada, la plaza seguiría siendo de Segunda B, no 'descendería'.

Máximo Mayoral, uno de los administradores concursales de la UDS, ha ofrecido una de las claves en las operaciones de compra del club, ya que ha asegurado que si alguien comprara los derechos federativos de la Unión, no tendría la obligación de saldar las deudas pendientes con jugadores y demás de la actual entidad.



De este modo, si se adquirieran los derechos antes del 30 de junio, la obligación de pago recaería siempre en la UDS, y de no realizarse conllevaría el descenso administrativo a Tercera División del equipo, pero no de los derechos federativos adquiridos antes, que seguirían siendo de Segunda división B.

 

Mayoral ha repetido por tanto que "el derecho se transmite libre de todas las cargas y el que lo adquiere, lo adquiere totalmente libre, sin ningún derecho ni obligación. Obviamente al hacerlo antes del día 30 de junio esa obligación de pagar a los jugadores el adquiriente no la tiene, la tendría la UDS, por lo tanto no afecta a esos derechos".