La Comisión recuperará de los Estados miembros 54,3 millones de euros de gastos de la PAC

Esos fondos se reintegrarán en el presupuesto de la UE por haberse incumplido sus disposiciones
La Comisión Europea ha reclamado, en virtud del procedimiento de liquidación de cuentas, el reembolso de un total de 115,2 millones de euros de fondos correspondientes a la política agrícola de la UE gastados indebidamente por los Estados miembros.

Dado que parte de esta cantidad ya ha sido reembolsada por los Estados miembros, la incidencia financiera es algo menor, cifrándose en 54,3 millones de euros.

Esos fondos se reintegrarán en el presupuesto de la UE por haberse incumplido las disposiciones de la UE o aplicado procedimientos inadecuados de control de los gastos agrícolas. Corresponde a los Estados miembros abonar y controlar los gastos realizados al amparo de la Política Agrícola Común (PAC), y la Comisión debe cerciorarse de que los Estados miembros hayan hecho un uso correcto de los fondos.

Principales correcciones financieras
Con arreglo a esta última decisión, se reclamarán fondos a Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Alemania, Estonia, Irlanda, Grecia, España, Francia, Italia, Chipre, Lituania, Hungría, Malta, los Países Bajos, Polonia, Portugal, Finlandia, Suecia y el Reino Unido. Las principales correcciones son las siguientes:
  • 29,8 millones de euros (incidencia financiera*: 29,5 millones de euros) reclamados al Reino Unido por deficiencias en el sistema de sanciones y por la aplicación inadecuada de los requisitos legales de gestión (RLG) y las buenas condiciones agrarias y medioambientales (BCAM) por lo que se refiere a la condicionalidad;
  • 27,3 millones de euros (incidencia financiera*: 0) reclamados a Italia por retrasos en el pago a los agricultores;
  • 21,5 millones de euros reclamados a Italia por deficiencias en los controles de las almazaras y de la compatibilidad de los rendimientos de aceite de oliva;
  • 14,6 millones de euros (incidencia financiera**: 14,5 millones de euros) reclamados a los Países Bajos por deficiencias en el sistema de sanciones y por la falta de control de determinados requisitos legales de gestión (RLG) y de las buenas condiciones agrarias y medioambientales (BCAM) por lo que se refiere a la condicionalidad.

Los Estados miembros son responsables de la gestión de la mayor parte de los pagos correspondientes a la PAC, principalmente por medio de sus organismos pagadores. También les corresponde realizar los controles; por ejemplo, deben comprobar las solicitudes de los agricultores en relación con los pagos directos.

La Comisión realiza más de cien auditorías al año, a fin de comprobar que los controles de los Estados miembros y las respuestas a las deficiencias son suficientes, y tiene la facultad de recuperar los atrasos si las auditorías demuestran que dichas respuestas son insuficientes para garantizar que los fondos de la UE se han gastado de forma adecuada.