La Comisión de la Dignidad exige a Sinde el retorno de los papeles “por justicia”

La Comisión de la Dignidad ha enviado una carta a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, exigiendo el “retorno inmediato” de los documentos requisados de Cataluña durante el franquismo y archivados en el fondo de Salamanca.
S. G. P.

“Las instituciones no son conscientes de que no se trata de enviar unos documentos sino que se trata de un acto de justicia”, aseguró ayer a TRIBUNA el portavoz de la Comisión, Josep Cruanyes. Para la entidad, la demora del trámite “sería un acto injustificable” que comportaría “colaborar con una violación de los derechos humanos”.

La demora del retorno demuestra para la Comisión que las instituciones políticas “en 33 años no han sabido o no han tenido suficiente sensibilidad democrática para deshacer actos injustos de la dictadura”. Para Cruenyes una vez que el Tribunal Supremo se pronunció a favor de la devolución de papeles “las cuestiones están muy claras y no se pueden seguir alargando”, criticó. Por otro lado, la Comisión destacó que varios de los propietarios de estos documentos ya son octogenerios, por lo que exige que el retorno se efectúe lo antes posible “para que puedan verlos antes de dejarnos”. Asimismo, recordó que el retorno fue aprobado en 2005, por lo que la entidad urge al Ministerio a que agilice la digitalización de los documentos y su transferencia, ya que no hay motivo para que sigan “mutilados”.

Apoyo de Cultura
La Comisión de la Dignidad confió en que González-Sinde haga caso a sus exigencias y se resuelva el asunto “cuanto antes”. Además, explicó que cuenta con el apoyo del consejero de Cultura de la Generalitat “que confiamos en que ayude a agilizar el procedimiento”, apuntó Cruenyes. Para la Comisión “ya no hay más excusas, ni traba judiciales” y ya sólo falta que se actúe en consecuencia. La ministra de Cultura ya expresó en una sesión de control del Gobierno en el Congreso de los Diputados, su voluntad personal y del Gobierno de devolver, las quince cajas de documentos del PNV que se encuentran en el Archivo y aseguró que, en este caso, la decisión está paralizada hasta que no se produzca una sentencia firme del tribunal Superior de Justicia de Madrid respecto a la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de los bienes muebles del centro, solicitada por la Junta, “algo que a nosotros no nos afecta”, afirmó Cruenyes.