La Comisión de Fusión de las cajas se reúne hoy por primera ocasión

40 nuevos consejeros. La Comisión de Control se transforma en Comisión Electoral para ampliar la asamblea. SIP. La Consejería de Economía autoriza a Caja de Burgos su adhesión a Banca Cívica
J. Romero
Los acontecimientos se suceden tras refrendar con amplias mayorías las asambleas generales de Caja Duero y Caja España la fusión de ambas entidades para conformar la octava caja de ahorros más importante del país en volumen de activos. Durante los dos meses, como máximo, que durará el periodo de transición hasta la celebración de la asamblea constituyente de la macrocaja regional, previsiblemente en la segunda mitad de julio, convivirán dos órganos específicos configurados para avanzar en la unión de ambas entidades: una Comisión de Fusión y una Comisión de Coordinación. La Comisión de Fusión, activa desde el mismo momento del ‘sí’ de los consejeros, mantendrá hoy en Salamanca una primera toma de contacto de carácter eminentemente “técnico”.

Este órgano está conformado por los dos directores generales de Caja Duero y Caja España, que se suman a tres directivos de primer rango por cada parte. Lucas Hernández, Jesús Llorente, Javier Santos y Arturo Jiménez representarán a Caja Duero. Javier Ajenjo, Agustín Lomba, José Manuel Fernández y Carlos Gutiérrez a Caja España. Mientras, la Comisión de Coordinación está compuesta por catorce miembros: los presidentes de Caja Duero y Caja España, los directores generales, los presidentes de las comisiones de control y cuatro consejeros por cada entidad. Caja Duero estará representada en este órgano por Julio Fermoso, Lucas Hernández, Salvador Cruz, Juan Antonio Martín Mesonero, Carlos Martínez, Isaías García Monge y Enrique Clemente.

Por otro lado, la jornada de ayer sirvió para que la Comisión de Control, que tiene a Salvador Cruz como presidente, se transformase en Comisión Electoral, tal y como contemplan los estatutos de Caja Duero para cumplir con una de las premisas de los acuerdos de Tordesillas: el incremento en cuarenta consejeros de la asamblea general. Una ampliación que se efectuará proporcionada en función de la actual representación de cada grupo. De esta manera, se elegirán catorce miembros por parte de los impositores, trece por las corporaciones municipales, seis por las Cortes de Castilla y León, cinco por parte de los empleados y dos por las instituciones de interés general.

La remodelación del sistema financiero regional también conoció ayer novedades sobre el proyecto de Banca Cívica. Según informa la agencia Ical, la Consejería de Economía y Empleo comunicó ayer a Caja de Burgos la autorización para su adhesión al Sistema Institucional de Protección (SIP) que forma parte del proyecto de integración del Grupo Banca Cívica, que conformarán la entidad burgalesa, Caja Navarra y Caja Canarias. Esta comunicación establece, además, la necesidad de la obtención del resto de licencias preceptivas para iniciar el proceso de integración que deben otorgar tanto el Banco de España como la autoridad monetaria española, como el Ministerio de Economía y Hacienda. Según asegura la Junta, la autorización implica además el cumplimiento de todas las condiciones del contrato por el que se constituye el SIP.