La comida, el 'veneno' de los celiacos

Img 4312 detail

Los 500.000 celiacos que hay en España llevan el 'sin gluten' a cuestas: la enfermedad celiaca cambia los hábitos de todos ellos y se ven obligados a hacer grandes esfuerzos económicos que en muchas ocasiones no pueden asumir. 

En un acto tan cotidiano como es comer, los celiacos tienen que poner las mayores precauciones, puesto que ciertos alimentos les pueden llevar directos al hospital. Para las más de 500.000 personas que padecen esta enfermedad en España, lasaña, pan, cerveza, tortilla, galletas,…  pero sin gluten, por favor.

 

LA ENFERMEDAD CELIACA

 

Cada año son más las personas que reciben la noticia de que son celiacas y de ello puede dar cuenta el doctor Ricardo Torres, pediatra especialista en digestivo del Hospital Clínico de Salamanca.

 

Los enfermos llegan a la consulta con muy diversos síntomas, comúnmente diarreas, vómitos, cansancio excesivo o fuertes dolores estomacales. La falta de información a nivel social hace que muy pocas veces se imaginen que lo que verdaderamente les pasa es que son celiacos.

 

Por ello, el doctor explica a sus pacientes de una manera sencilla qué es la enfermedad: “Es una enfermedad multisistémica que afecta fundamentalmente al intestino delgado. Está producida por el gluten, que es una proteína que está dentro de los cereales, como el trigo, el centeno, la cebada y la avena, y produce una reacción inflamatoria, fundamentalmente en el intestino, aunque también puede afectar a otros órganos”.

 

 

Desde la Asociación Celiaca de Castilla y León (ACECALE) aseguran que “se trata de una enfermedad con un fuerte componente genético, por lo tanto, para desarrollarla, la persona tiene que tener predisposición genética. Puede surgir a cualquier edad, desencadenada por ciertos factores: mujeres cuando dan a luz, una operación, un periodo grande de estrés.... pero siempre desde la premisa de tener la genética positiva”.

 

Además, la enfermedad celiaca raras veces viene sola. “Muchas veces estos pacientes tienen más posibilidades de ser diabéticos o de padecer de tiroides”, cuenta Ricardo Torres, “por lo que se hacen analíticas más frecuentemente para testar esas posibles alteraciones”.

 

Si se le puede encontrar una ventaja a esta enfermedad es que, al contrario de otras que necesitan medicación constante, si el enfermo no toma gluten, ‘desaparece’ la enfermedad. Sin embargo, en palabras de Elena Martín, madre de Carmen, celiaca desde los 18 meses, “su medicina es la dieta pero es una medicación muy cara, a la par que necesaria”.

 

EL DÍA A DÍA DE UN CELIACO

 

Ser celiaco es una ‘cruz’ que el enfermo tiene que llevar a todos los sitios y que condiciona muchas de las decisiones que toma. Informarse antes de comer fuera de casa o tener que estar atento a la composición de todos los productos del supermercado son acciones que  marcan sus rutinas.

 

La cadena de supermercados Mercadona es la que más cuidados toma a la hora de etiquetar sus productos pero esto no quiere decir que sea la que más variedad de alimentos sin gluten tiene, al contrario de lo que se piensa. “En este hipermercado lo que hacen es obligar a sus proveedores a etiquetar los productos sin gluten pero esto no quiere  decir que en otros supermercados los productos sean con gluten, lo que pasa que en muchos casos no están etiquetados”, cuenta Mario, el padre de Carmen.

 

El famoso etiquetado sirve para que los celiacos puedan identificar de manera más rápida los productos aptos para su consumo. De acuerdo con el nuevo Reglamento europeo nº 828/2014, que entró en vigor el pasado 20 de julio, “se determina que la declaración ‘sin gluten’ solamente podrá utilizarse cuando los alimentos no contengan más de 20 ppm de gluten”. Mientras que se podrá etiquetar bajo la denominación ‘bajo en gluten’ cuando “alimentos que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten, no contengan más de 100 ppm de gluten en el alimento”.

 

Esta nuevo reglamento supone un peligro para los celiacos, puesto las personas que padecen esta enfermedad solo aceptan alimentos con menos de 20 ppm. FACE ya ha tomado cartas en el asunto para hacer llegar a los europarlamentarios su disconformidad con esta determinación, porque si una persona celiaca poco informada adquiere un producto ‘bajo en gluten’ estaría transgrediendo su dieta.

 

Y ya no es solo que el alimento tenga o no esta proteína, sino que otro de los grandes problemas de los intolerantes al gluten es la conocida como ‘contaminación cruzada’. Elena Martín explica que lo que su hija coma “tiene que estar hecho en una sartén limpia, que no se haya usado antes, el que manipule los alimentos tiene que haberse lavado las manos y ha de tener cuidado de que la comida de Carmen no’ toque’ la de otras personas. Este simple contacto puede acarrear graves problemas a los celiacos y, para Elena, este hecho sigue siendo un completo desconocido en la sociedad y, lo que es más alarmante, en los restaurantes.

 

LA AUSENCIA DEL GLUTEN SALE CARA

 

Aunque el celiaco acabe habituándose a su dieta sin gluten, lo más difícil de llevar seguirán siendo los precios de los productos. Según FACE, la diferencia económica de la cesta de la compra con y sin gluten es de 24,46 euros semanales, lo que se traduce en 1.174,24 euros al final de cada año.

 

Desde ACECALE  tratan de explicar el porqué diciendo que “hay que tener en cuenta que las materias primas son más caras, que hay que tener unas instalaciones adecuadas para la elaboración de productos sin gluten y que la demanda, aunque cada vez es mayor, aún no es lo suficientemente elevada”.

 

Para el padre de Carmen el incremento de precios radica básicamente en la economía de escala porque “no es igual de costoso para las empresa  hacer 100.000 rebanadas de pan normal que 1.000 de pan sin gluten. A medida que vayan saliendo más celiacos, irá bajando el precio”.

 

En Reino Unido los alimentos sin gluten se adquieren mediante prescripción médica y son gratuitos hasta los 16 años y a partir de los 65 y en Portugal estos productos soportan un 5% de IVA. En nuestro país, las ayudas económicas para la compra de los celiacos sigue siendo una asignatura pendiente.

Comentarios

CeliacaII 22/07/2016 22:30 #2
Además de que este incremento de precio, no significa que utilicen mejores materias primas, la mayoría de los productos elaborados llevan los peores aceites (palma, coco, colza, ...). De vergüenza y a precio de lujo!!!!
Celiaco 22/07/2016 16:17 #1
Poner el iva superreducido al pan sin gluten (igual que el normal) ya sería un paso........o no tenemos los mismos derechos?

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: