La colaboración ciudadana ayudó a la detención del atracador que apuñaló al taxista

El taxista, que no se fiaba del comportamiento "extraño" del autor, se negó a llevarle al Puente Romano y, de vuelta, llegó el atraco y el navajazo
La colaboración ciudadana ha permitido que la Policía Nacional de Salamanca detuviese en la jornada del jueves a un hombre de 40 años como presunto autor de un delito de robo con violencia en grado de tentativa y lesiones con arma blanca, del que fue víctima un taxista al que había solicitado previamente un servicio en la estación de autobuses de la Avenida de Filiberto Villalobos de Salamanca.

Los funcionarios acudieron a la estación de autobuses, sobre las 10:15 horas, comisionados por la Sala del 091, ya que al parecer un individuo había herido con un arma blanca a un taxista para robarle, huyendo posteriormente por las calles colindantes.

Por manifestaciones de la víctima, que estaba siendo atendida en el Centro Médico de Urgencias de San Bernardo, los agentes supieron que el individuo le solicitó sobre las 10.00 horas un servicio en la parada de taxi de la estación de autobuses para trasladarle al Hospital Virgen de la Vega, posteriormente al Clínico y después, alegando que se había equivocado, al antiguo mercado del Puente Romano.

Según la información facilitada por la Policía Nacional, ante el comportamiento “extraño” del individuo, el taxista le solicitó que se bajara, haciendo caso omiso, por lo que se dirigió de nuevo hacia el punto de partida, con la intención de que se apeara del vehículo.

Cuando se encontraban en la Avenida de Filiberto Villalobos, esquina con calle Volta, el individuo, que viajaba en el asiento del copiloto, metió la mano en su bolsillo y directamente le pinchó en el costado derecho con una navaja, exigiéndole dinero y produciéndole cortes en las manos al sujetar su brazo para evitar ser agredido de nuevo con la navaja. La resistencia de la víctima propició la huida del agresor por las calles colindantes.

Los funcionarios patrullaron los alrededores y lograron con la colaboración de testigos detener al presunto agresor en la calle Volta, escondido entre dos vehículos, e intervenir la navaja presuntamente utilizada como arma agresora, que se encontraba tirada en el suelo, abierta y junto a sus pies.

La víctima fue atendida de herida incisa en costado derecho, necesitando puntos de sutura, y cortes en dedos de las manos, sin pronóstico, aunque en principio las lesiones no revestían gravedad.

El detenido, al que le constan antecedentes, ha sido puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Salamanca con el atestado policial que se tramita.