La circulación en la glorieta de la A-66 será posible en una semana

Desprendimiento. Las obras de reparación del muro arrancarán antes de que finalice este mes. Quejas. El alcalde de Aldeatejada lamenta que los vecinos tengan que realizar ahora un rodeo de ocho kilómetros
J. R. / F. M.

El tráfico volverá a la normalidad en la glorieta de conexión de la A-66 (Autovía de la Ruta de la Plata) con la CL-512 (carretera de Vecinos), en un plazo “inferior a una semana”, precisan desde el Ministerio de Fomento. Fuentes del Gobierno estatal insisten en que las obras de reparación del muro dañado por la lluvia “se agilizarán lo máximo posible” y permitirán ya el paso completo de los vehículos a finales del mes actual. Será entonces cuando arranquen los trabajos específicos de la zona afectada por el desprendimiento. El incidente ocurrió en la mañana del pasado jueves como resultado de las precipitaciones acaecidas sobre la provincia en las últimas semanas. Como resultado, se registró un deslizamiento de tierra en uno de los muros exteriores de sustentación del puente de la A-66, ubicado en el punto kilométrico 343 y de 54 metros de extensión, que se ubica sobre la glorieta de enlace con la carretera de Vecinos y Aldeatejada. Varias losetas quedaron al descubierto y con riesgo de precipitarse sobre la calzada.

Por precaución, la Dirección General de Carreteras del Ministerio de Fomento procedió al cierre parcial de la circulación en la rotonda. De esta manera, el tránsito quedó limitado al carril izquierdo tras quedar cortado “por tiempo indeterminado” el derecho. Este incidente ha causado una reordenación de la circulación para todos aquellos conductores que utilizan esta carretera para trasladarse a la capital desde la zona de Aldeatejada. El alcalde de esta localidad del alfoz de la ciudad, Herminio Velasco, que alberga el Centro de Innovación Tecnológica de IBM/INSA e Iberdrola, mostró ayer su malestar por las molestias que este corte está provocando a sus vecinos. Velasco ha reclamado celeridad a la Subdelegación del Gobierno en la reparación del muro y ha cuestionado la existencia de un desprendimiento en una infraestructura que cuenta con “tres años de vida” y que está obligando a los residentes en Aldeatejada a realizar un rodeo de ocho kilómetros para llegar hasta la ciudad. “A ver si vamos a tener que irnos hasta Matilla de los Caños”, ironizó.