La CHD denuncia robos en los canales de riego que suponen pérdidas de más de 20.000 euros

Los propios usuarios del sistema de riego se hacen cargo de sufragar este gastos que se incluye en la tarifa eléctrica según establece la legalidad vigente. También se ha producido una oleada de robo de cable en los pívots de regadío.

Los robos en el campo han aumentado de forma considerable en los últimos años, con especial incidencia tras el agravamiento de la situación económica que atraviesa el país. Y los paganos de este panorama actual son los agricultores que se sienten indefensos ante una situación que se propaga cada día con más fuerza.

 

Así, cada día son muchos los profesionales que denuncian robos de cable en los pívots de regadío de sus explotaciones, a cargo de bandas especializadas que provocan daños cuantiosos que oscilan entre los 1.000 y los 3.000 euros, de los que se tiene que hacer cargo el agricultor.

 

Hace años, cuando otra oleada de hurtos arrasó las zonas de regadío de la provincia, la Guardia Civil incrementó la vigilancia nocturna e incluso los propios profesionales realizaban patrullas para evitar que los 'rateros' provocasen destrozos en su explotaciones robando cable de cobre.

 

Pero la situación ha llegado hasta tal punto que la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) en la provincia de Salamanca también ha sufrido daños de consideración después de sufrir robos y destrozos en algunos de los sectores de los canales de riego.

 

Uno de ellos se ha producido hace escasa fechas en el sector 4 del canal de Villoria, en la localidad de Aldearrubia, donde los ladrones han ocasionado daños por valor de más de 20.000 euros al robar cable de cobre en una de las instalaciones que provoca la elevación de agua de un canal a otro, así como en un transformador ubicado en el mismo lugar.

 

Según ha podido saber este diario de fuentes de la CHD, el sector donde se ha producido el robo cuenta con cuatro bombas que elevan 1.250 litros de agua por segundo y que riega en torno a 1.500 hectáreas.

 

Y por si fuera poco, estos daños se repercuten también de manera directa en los agricultores que son los que costean las obras porque el coste adicional va incluido en las tarifas que los regantes abonan en cada campaña, por lo que es un problema que preocupa, y mucho.

 

Por último, no hay que olvidar que la CHD también denunció otro robo o destrozo en la pasada primavera en un sector de uno de los canales en la localidad de Villamayor, que también supuso un desembolso importante, también en torno a 20.000 euros, cuando se reventó un transformador y robaron cables de cobre.

 

Por ello, y ante esta situación, se especula con la posibilidad de tomar cartas en el asunto y reunirse para intentar poner freno a esta situación.