La CGT acusa al Ayuntamiento y a Salamanca de Transportes de vulnerar los derechos de sus trabajadores

Asegura que no mantiene ni respeta las condiciones laborales ni el número de empleos.

La Confederación General del Trabajo de Salamanca ha acusado al Ayuntamiento y a la empresa Salamanca de Transportes S.A. de incumplir el convenio que han firmado en cuanto a mantenimiento del empleo.

 

En el convenio, la empresa concesionaria se compromete a mantener y respetar las condiciones laborales y el número de empleos en el momento de la firma del acuerdo. Sin embargo, ha denunciado la CGT, “desde la renovación de la concesión del servicio de transporte público para la ciudad de Salamanca se vienen produciendo pérdidas en el número de trabajadores/as en la empresa. Desde marzo de 2014 se han producido 4 despidos por diferentes causas, y no se ha repuesto varias excedencias y jubilaciones”.

 

Además, el sindicato ha llamado la atención sobre la realización de horas extras en la empresa más allá de la legislación aplicable. “La Inspección de Trabajo ha dado la razón a las denuncias al respecto presentadas y la reacción de la empresa ha sido pagar las horas extras de forma camuflada, por ejemplo haciéndolas pasar por dietas en diferentes conceptos”, han indicado desde la CGT.

 

La Confederación General del Trabajo también ha alertado sobre la donación, hecha por la empresa concesionaria del servicio de transporte público, de un autobús y dos turismos al Ayuntamiento de Salamanca, “no sabemos en concepto de qué o a cambio de qué”. La empresa ha realizado un reparto de beneficios de 1.000.000 de euros, “que han ido a parar a manos de unos pocos” en lugar de a las arcas municipales.

 

De esta forma, la Confederación General del Trabajo de Salamanca exige:

 

“El respeto de los derechos laborales por parte de la empresa, y con la garantía por parte del Ayuntamiento que es, recordamos, parte interesada al haber firmado un convenio con la empresa en cuanto al mantenimiento de los puestos de trabajo durante el periodo de la concesión. El control y supervisión por parte del Ayuntamiento del convenio firmado con Salamanca de Transportes S.A., aplicando a la empresa las sanciones previstas en el acuerdo de concesión. Una respuesta del Ayuntamiento a la ciudadanía salmantina ante la pasividad con que afronta los despidos contra convenio y las donaciones recibidas, en sospechosa coincidencia con los despidos e incumplimientos aquí expuestos. Y, una vez más, exigimos que el servicio de transporte público sea eso, un servicio público en beneficio de la  sociedad, y no la forma de enriquecerse de unos pocos a costa de la ciudadanía de esta ciudad”.