La cereza mantiene la calidad pero disminuye la producción

Inicio de la campaña. La recogida se iniciará a finales de este mes, y los agricultores de la provincia esperan un rendimiento total cercano a los 500.000 kilogramos si la meteorología acompaña
CHEMA DÍEZ

La producción de cereza en la provincia de Salamanca será menor que en otras campañas pese a que rondará los 500.000 kilogramos, cifra similar a la del año pasado, pero que no afectará en absoluto a la calidad, que se mantendrá en un nivel muy destacado. Así, los agricultores de la zona de Sotoserrano y Las Arribes comenzarán la recogida del cultivo a finales del presente mes de mayo o primeros de junio, con unas semanas de retraso respecto a la pasada campaña como consecuencia de las precipitaciones. Unas lluvias que, sin embargo, no han perjudicado dramáticamente al cultivo que sí ha perdido la cereza pequeña pero que ha conservado la gorda, y está madurando según los pasos previstos.

Sin embargo, las precipitaciones deben desaparecer ya de los cielos de la provincia para evitar futuros problemas “y aparcarlas hasta el mes de septiembre”, según señala José Sánchez, productor de la zona de Sotoserrano. Además, el sol debe hacer acto de presencia para no perjudicar al cultivo que se ha librado aún más de la quema al no verse afectado por las heladas de jornadas pasadas. También hay que destacar que dependiendo de la variedad de cereza la producción y la calidad pueden variar. Por tanto, los agricultores están a la espera de que factores ajenos a la voluntad no influyan de modo negativo en la producción y en el cultivo y respeten la recogida durante los meses estivales.

¿Un precio rentable?
Por otro lado, y uno de los asuntos que más preocupa a los productores es el precio de la cereza de cara a la próxima campaña. El valor medio del producto el ejercicio anterior fue bastante bajo, en torno a los 0,85 euros en origen, valor muy precario para obtener la rentabilidad buscada. Por ello, lo ideal o por lo menos una estimación de precio sobre el que se puede producir es todo aquel que supere la cantidad de 1 ó 1,10 euros para el agricultor.

La cooperativa que opera en esta zona, Cofruso, no tiene problemas en su funcionamiento ni a la hora de comercializar la fruta, porque tiene un mercado consolidado aunque algunas campañas no sean del todo buenas en lo que a la producción se refiere. Por tanto, habrá que esperar si las condiciones meteorológicas de las próximas semanas conceden una tregua o no a este cultivo, para que haya una buena cosecha que palíe en cierto modo los problemas de los agricultores.

Por último, recordar que hace cuatro años, una tormenta de granizo caída sobre los terrenos de la zona productora de cereza de la provincia terminó con buena parte de la campaña, y de producirse esos negativos augurios volvería a pasar los mismo. Así, los agricultores de la provincia desean que el tiempo les respete y con total seguridad le pedirán a su patrón, San Isidro Labrador que la cereza no se vea afectada por ninguna circunstancia ajena a su voluntad y su recogida de cara al verano no suponga ningún contratiempo.

Por otro lado, y como antecedente, recordar que el año pasado la recogida de la cereza comenzó el 10 de mayo, es decir, casi un mes antes que esta campaña con una calidad bastante buena pero con una producción menor a la de 2008 por los efectos negativos de las heladas y del granizo.

En la zona de Sotoserrano existen dos partes diferenciadas, la zona baja y la alta del pueblo, y precisamente fue la primera la que quedó prácticamente destruida en su totalidad mientras que en la parte alta la calidad y la producción fueron bastante buenas como en años anteriores.

Por tanto, los agricultores esperan que a partir de ahora la meteorología sea benévola con ellos y dentro de dos semanas comenzarán a recoger los pocos frutos que aún quedan en el árbol si ningún factor externo lo impide. También tienen la vista puesta en el precio, caballo de batalla de todos los productores no sólo en el sector de la cereza, sino en cualquier otro.