La célula desarticulada en Melilla quería establecer una infraestructura estable con retornados para atacar Marruecos

Operación yihadista en Melilla

Los expertos en la lucha antiterroristas sospechan que la fase de captación y envío a zonas de conflicto está llegando su fin.

La célula yihadista desarticulada este viernes en Melilla en una operación conjunta de la Comisaría General de Información de la Policía Nacional y la Guardia Civil estaba dispuesta a pasar de la captación y envío de terroristas a zonas de conflicto como Mali, Libia o Siria a crear una infraestructura estable en Melilla y Nador con los combatientes que van a ir retornando, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.


Estas mismas fuentes han precisado que el objetivo principal del grupo era atacar intereses de Marruecos más que en España. Los detenidos cuentan con numerosos contactos con grupos terroristas que operan en el Sahel y otras zonas en conflicto de África.

Entre los seis arrestados en esta 'Operación Javer' está el español retornado de Malí tras pasar allí por los campamentos de entrenamiento del Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUJAO).

Los expertos en la lucha antiterrorista consideran que la fase de captación y envió de yihadistas al extranjero está llegando a su fin y prevén el retorno de una cantidad importante de personas con entrenamiento militar y experiencia para poder perpetrar atentados en sus lugares de origen.

SEIS DETENCIONES

El operativo que continúa abierto, se ha iniciado a las 4.00 horas de este viernes y ha incluido un total de ocho registros. Las detenciones se han producido en Reina Regente, Cabreriza, Monte María Cristina y Horcas Coloradas, bajo un amplio despliegue policial, incluidos agentes de la UIP de la Policía Nacional y de la reserva de la Guardia Civil (GRS), la mayoría con pasamontañas.

Además se están practicando registros al menos en las calles Los Malvones, 5; Guatemala, 9 y Osa Menor, 16, según otras fuentes consultadas.

Los trabajos de la Policía Nacional y la Guardia Civil están siendo dirigidos por el Juzgado Central de Instrucción número 4 que dirige Fernando Andreu y la Fiscalía de la Audiencia Nacional. De hecho los detenidos ya están siendo trasladado desde Melilla hasta Madrid.