La Catedral dentro de la Catedral

Honorio Astudillo muestra la maqueta (Foto:F.Rivas)

La Catedral Nueva luce en su interior una maqueta “al detalle” del templo

 

 

La Catedral Nueva de Salamanca exhibirá hasta finales de 2013 una maqueta “al detalle” del templo, hecha en piedra de Villamayor y para que la que su autor, Honorio Astudillo, ha necesitado nueve años de trabajo.

 

Tras diez años sin mostrar al público (permanecía depositada en el convento de Las Claras), las gestiones realizadas por el Ayuntamiento con el Cabildo de la Catedral han permitido que la escultura se haya expuesto de nuevo.

 

Por el momento, se puede ver a la entrada de la Catedral Nueva, que celebra durante el presente año el V centenario del comienzo de su construcción.Y, una vez termine 2013, la intención del Consistorio y del autor es llegar a un acuerdo con la Iglesia para que pueda seguir a la vista del público en un lugar idóneo.

 

El tallista, tal y como plasma una placa explicativa colocada junto a la escultura para facilitar al visitante información detallada de cómo se concibió la misma, tardó nueve años en esculpirla, del 3 de junio de 1982 al 20 de junio de 1991.

 

La obra tiene una base de más de siete metros cuadrados, se compone de 325 piezas o bloques de piedra franca de las canteras de Villamayor y se ha colocado sobre una peana de madera de 85 centímetros de altura y doce metros cuadrados, que ha realizado el Servicio de Mantenimiento del Ayuntamiento de Salamanca de forma expresa para la talla.

 

Para su creación Astudillo utilizó más de 400 fotografías del monumento y se sirvió, especialmente, del libro ‘La catedral Nueva de Salamanca’, de Fernando Chueca, que constituyó la documentación “fundamental” para su ejecución.

 

MÁS DE 6.000 HORAS DE TRABAJOS

 

Finalizadas sus ocupaciones diarias como cantero municipal, Astudillo se encerraba en su taller y daba forma, en su tiempo libre, a una Catedral cuyo tamaño es, exactamente, 35 veces inferior al original y en cuyo proyecto ha invertido 6.232 horas.

 

Honorio Astudillo ha esculpido con fidelidad los relieves de las puertas del templo, la cúpula, los pináculos, los arbotantes e incluso las 30.348 tejas de la cubierta. La torre alcanza una altura de 2,57 metros y el conjunto pesa en total 1.300 kilogramos.

 

ARTISTA

 

Honorio Astudillo Sánchez nació en Salamanca. Realizó estudios de modelado y vaciado, talla en piedra y dibujo en la Escuela de Artes y oficios; fueron sus profesores Damián Villar, Alfredo Sánchez y Manuel Gracia.

 

Lleva toda la vida trabajando la piedra, destacando en su tallado artístico. Además, ha trabajado durante las últimas décadas como restaurador en prácticamente todos los monumentos de la ciudad.

 

Entre las reproducciones en las que ha trabajo Astudillo se encuentran varias iglesias salmantinas como la de San Marcos, Santo Tomás Cantuariense, San Juan Bautista y San Cristóbal.