La Catedral acoge a 47 parejas que celebran sus Bodas de Oro

Una jornada inolvidable. Tras la misa, que fue oficiada por el obispo Atilano Rodríguez y otros seis sacerdotes, los protagonistas se desplazaron a La Alberca, donde disfrutaron de una comida
MONDRIÁN / DAVID RODRIGUEZ

C iudad Rodrigo se llenó en la mañana de ayer de caras de alegría, satisfacción y felicidad. Un total de 47 matrimonios celebraron de forma conjunta el haber llegado a los 50 años de casados, a esa cifra mágica que supone cumplir las Bodas de Oro. Lo hicieron acompañados de sus hijos y nietos, en una jornada de confraternización que comenzó en Ciudad Rodrigo, y posteriormente se trasladó hasta La Alberca.

La Unión de Asociaciones de Mayores de la comarca de Ciudad Rodrigo organiza cada verano una jornada de convivencia comarcal entre las distintas asociaciones de mayores que componen esta unión, donde intercambian experiencias. Este encuentro sirve, además, para homenajear a los matrimonios que llegan a las Bodas de Oro. En esta ocasión, a la XVII convivencia comarcal se apuntaron 47 parejas que se casaron en 1960, y que ahora, 50 años después, han vuelto a vivir una jornada muy especial.

Las actividades comenzaron en la Catedral de Ciudad Rodrigo, con una misa presidida por el obispo de Ciudad Rodrigo, Atilano Rodríguez. En la celebración de la eucaristía estuvo acompañado por otros seis sacerdotes de la Diócesis.

Una vez finalizada la misa, en una Catedral de Santa María repleta de familiares y amigos, y hechas las fotos de rigor con el obispo, los matrimonios se trasladaron hasta la Abadía de los Templarios, en La Alberca. Allí degustaron una gran comida, seguida de un divertido baile en la discoteca del recinto, para regresar por la tarde a sus respectivos puntos de origen. La tónica predominante, como es de suponer, fueron la alegría y el buen humor.

Los 47 matrimonios que participaron en este día de convivencia proceden de hasta 24 municipios diferentes de la comarca: Agallas, La Alameda de Gardón, La Alamedilla, Alba de Yeltes, Aldea del Obispo, Boada, Boadilla, Buenamadre, Casillas de Flores, Ciudad Rodrigo, La Encina, Espeja, La Fuente de San Esteban, Guadapero, Ituero de Azaba, El Maíllo, Martín de Yeltes, Puerto Seguro, Retortillo, El Sahúgo, Sancti-Spíritus, Serradilla del Arroyo, Villar de Ciervo y Villar de la Yegua. Los pueblos más representados, con hasta cuatro matrimonios formando parte de la fiesta del día de ayer fueron Boada, El Maíllo y Sancti-Spíritus. El obispo de Ciudad Rodrigo les animó a todos ellos a seguir “con fortaleza en el camino de la mutua comprensión”.

Todos los matrimonios que decidieron sumarse a esta celebración colectiva de sus Bodas de Oro, recibieron una placa conmemorativa por parte de la Unión de Asociaciones de Mayores de la comarca.