'La carrera del siglo' no pudo con el récord del mundo de maratón

EL keniata Wilson Kipsang se impuso con una marca de. El gallego Pedro Nimo, tras una carrera en solitario, hizo una excepcional 2h14.15

La apuesta parecía sobre seguro: siete de los diecinueve mejores atletas de todos los tiempos se daban cita en Londres para correr un maratón excepcional. Los siete habían logrado bajar de 2h05. Además, a estos siete 'grandes' había que sumar el campeón olímpico y mundial, Stephen Kiprotich, y los dos últimos campeones del mundo de 10.000, Ibrahim Jeilan y Mo Farah, que se estrenaban en la distancia.

 

El récord del mundo parecía posible (2h03.23). Sin embargo, esta prueba imprevisible en cada ocasión que se corren los míticos 42,195 kilómetros puso a cada atleta en su lugar.

 

Tras un cambio de ritmo impresionante en el kilómetro 40 que su compatriota Biwott no pudo seguir, Wilson Kipsank (Kenia) se impuso con un tiempo de 2h04.29 (récord de la prueba). Por detrás, Biwott con 2h04.55 (marca personal) y el etíope Kebede (2h06.30).

 

El británico Mo Farah, que se estrenaba en la prueba, sufrió en la parte final de la carrera y entró octavo parando el crono en 2h08:21, por lo que no pudo batir el récord de su país.

 

En cuanto a la presencia española en la prueba, el gallego Pedro Nimo rozó la proeza de hacer mejor marca personal (2h12.10) durante gran parte de la carrera, a pesar de correr en solitario siempre, con el desgaste físico y mental que esto supone. Al final logró ser tercer europeo y parar el crono en 2h14.15 (1h05.56 en la media maratón) y décimo cuarto en la clasificación general.