La carga fiscal seguirá siendo "asfixiante": PP y C's aprueban dejar los impuestos como están

Imagen del momento en que Fernando Rodríguez se dirige al Pleno (Foto: Cristian Martín)

PP y Ciudadanos votan a favor de las nuevas ordenanzas fiscales, que consolidan la subida del IBI y solo tocan algunas tasas con un efecto reducido. PSOE y Ganemos critican que se aprueba mantener los impuestos en el alto nivel alcanzado y que no se ha aprovechado para rebajar el 10% del impuesto de bienes inmuebles.

El grupo popular se ha valido del apoyo de Ciudadanos para aprobar unos impuestos para 2016 que se quedan fundamentalmente como estaban, con las únicas excepciones de la rebaja de la tarjeta de residentes de la ORA (de la que se benefician 1.760 personas), la rebaja de los impuestos a los emprendedores (su efecto será reducido, 30.000 euros/año calcula el Ayuntamiento) y las rebajas fiscales que está por ver qué efecto tienen. Eso significa que el IBI, el impuesto municipal de más calado, se quedará como estaba, algo que el equipo de Gobierno entiende como congelación, pero que la oposición interpreta como una consolidación de la subida del 10% que impuso el Gobierno y que se podía haber quitado ahora.

 

La única novedad es que, a pesar de haber apoyado las nuevas ordenanzas que regirán para todo 2016 a partir del próximo día 1 de enero, Ciudadanos ha abierto una puerta a su rebaja futura, algo que no está en su acuerdo de mínimos con el PP, con el que han pactado congelación hasta 2019 de los cinco grandes impuestos, entre ellos el IBI, no rebaja alguna. Pero el portavoz 'naranja' Alejandro González ha instado al equipo de Gobierno a amortizar toda la deuda y anunció que se trabajará para bajar impuestos por primera vez en años de cara a 2017.

 

Así se lo han hecho saber tanto Ganemos como PSOE, que han criticado que no se haya aprovechado la ocasión de eliminar el recargo del IBI del 10% impuesto hace unos años por el Gobierno central para aumentar los ingresos de los maltrechos ayuntamientos en plena crisis, y que se podía haber dejado de aplicar. En su lugar, el equipo de Gobierno ha decidido aplicar una fórmula con la que se mantiene y el recibo será igual: no se beneficiará de la rebaja de ese 10% que era, según la oposición, algo posible este año. Tras enunciar la propuestas, y tras las primeras críticas, el portavoz popular, Fernando Rodríguez,  ha asegurado: “yo creía que es una buna noticia que se rebajen los impuestos para abrir un negocio o que se rebaje al 50% la tasa de la tarjeta de residente de la ORA”.

 

“Vuelve a hablarse de la reducción del IBI, de que perdamos ingresos estables de 4,5 millones, una reducción que lelvaría aparejada una reduccio´n de los gastos estables del Ayuntamiento y solo se podría hacer recortando gastos en servicios sociales o inversiones”, ha defendido, asegurando que “rebajar el IBI ahora supondría eliminar gastos futuros importantes” como la reducción de la deuda, reconoce Rodríguez.

 

“Está claro que no hay congelación, se diga como se diga” ha dicho el concejal de Ganemos, Gabriel Risco, “esto era una medida transitoria y excepcional, limitada en el tiempo, el grupo popular ha tenido la ocasión de decir sí o no a este incremento cuyo objetivo es dedicarlo a estabilizar las cuentas, no a hacer políticas sociales”. “Eso se estableció para equilibrar las cuentas, no para que se hiciera más gasto”, ha insistido, “y si ese objetivo se ha conseguido, que es lo que se transmite por el Ayuntamiento, que las cuentas están más que saneadas, no hay lugar a ese recargo”. “S es una decisión política de continuar, hay un incrementado consolidado de carácter definitivo, lo diga usted como lo quiera decir”´, ha concluido.

 

“Ustedes aquí consolidan aquí las subidas de impuestos de los últimos cuatro años. Su programa electoral del año 2011 decía, ‘nuestra receta es la eficacia en la gestión, que cada euro que gastemos lo gastemos mejor, no voy a pedir más esfuerzos ni subir los impuestos’”, ha dicho el portavoz socialista José Luis Mateos. “Pero una cosa es predicar y otra dar trigo”, y “ustedes han subido los impuestos en los últimos cuatro años un 30% y el incremento del IBI ha sido del 32%, ahí tienen el informe de intervención que así lo puede constatar”, ha dicho. “Los esfuerzos exigidos a los ciudadanos han sido fundamentalmente para pagar deuda, generada en más de 20 años  nefasta gestión” porque “si el gasto aumentaba un 13% en estos años, el gasto en deuda aumentaba un 200% por habitante”. “La presión fiscal ha sido calificada por un miembro de esta corporación como asfixiante”, ha apuntado Mateso en alusión al portavoz de Ciudadanos, que cuando se presentaron las ordenanzas fiscales así lo aseguró.

 

En esa misma línea, Alejandro González, portavoz de CIudadanos, ha venido a reconocer que estos impuestos no son los que quieren. "Cuando hace tres meses presentamos nuestras propuestas al PP, contemplábamos la rebaja del 10% del IBI, pero al ver las cuentas con los técnicos, contemplamos que esa rebaja no podía llegar todavía”, en su opinión “por una mala gestión de 20 años”. "Es necesario que Salamanca tenga unas cuentas ajustadas y que el próximo presupuesto sea el ma´s social de la historia", ha asegurado.

 

“Que ningún partido cuenta con C’s para subir impuestos, cuenten con nosotros para sanear las cuentas y baja la presión fiscal en cuanto sea posible”, ha anunciado González, que ha insistido en su segundo turno en que el año que viene procurarán que se produzca una bajada real de tasas e impuestos, no solo congelación.