La caótica tramitación del contrato obliga a retrasar una semana los cursos escolares de esquí

El Ayuntamiento de Salamanca tiene que retrasar una semana el inicio de los cursos de esquí ante la falta de tiempo para solucionar la renuncia de la empresa ganadora: se licitó con tan poco margen que no ha habido más remedio.

Más de 400 escolares tendrán que esperar, al menos, una semana más para disfrutar de los cursos de esquí del Ayuntamiento de Salamanca por la caótica gestión del contrato por parte del equipo de Gobierno. Un proceso de adjudicación que empezó solo un mes antes de la fecha prevista para el inicio de los cursos, que tuvo que tramitarse en plenas fiestas navideñas y que ha obligado a retrasar el inicio de la actividad ya que no ha habido margen para solucionar un problema, la renuncia a última hora de la empresa adjudicataria.

 

El Ayuntamiento de Salamanca daba a conocer este viernes que los cursos de esquí, previstos del 26 de enero al 4 de marzo, se retrasaban una semana. El motivo oficial, y cierto, la renuncia de la empresa que había resultado adjudicataria del contrato para impartir cursos en La Covatilla a 440 escolares y 40 profesores. Pero detrás de esta situación está una gestión del contrato llevada por la improvisación y las prisas.

 

Aunque el contrato, de 7.700 euros por cada uno de los diez turnos previstos, entró en el perfil del contratante el día 3 de diciembre, no fue hasta finales que se inició el proceso de adjudicación. El día 26 de diciembre, viernes, y en plenas fiestas navideñas era el último día para presentar propuestas y después, con un fin de semana, las fiestas del día 31 de diciembre y 1 de enero, otro fin de semana y los reyes había que analizarlas. El resultado, que hasta el día 12 de enero no se fijó la apertura de las ofertas presentadas por cuatro empresas, ya casi sin tiempo para reaccionar en caso de imprevisto.

 

La adjudicación inicial parecía resolver el problema, pero justo en el último momento la empresa ganadora ha renunciado al contrato y le ha generado un contratiempo al Ayuntamiento. El hecho llegó a conocimiento del equipo de Gobierno este viernes, cuando se ha visto obligado a retrasar el inicio de los cursos y convocar una mesa de contratación urgente para adjudicar el contrato a la segunda clasificada, Barceló Viajes, una vez que la que resultó adjudicataria, Viamar Autocares, renunció; al parecer, los datos que se le habían facilitado del precio de La Covatilla no eran exactos y distorsionaban sus cuentas.

 

Este es un nuevo caso de falta de planificación en las contrataciones del Ayuntamiento de Salamanca, que ha tenido que hacer por vía de urgencia contratos tan llamativos como cinco obras de mejora de aceras. Y que ha llevado a que el contrato de limpieza de los centros escolares dependientes del Ayuntamiento de Salamanca haya caducado sin que se haya tramitado la prórroga o renovación, que se hará de manera urgente y fuera de fecha.