La campaña de la patata se alargará debido a la lentitud en el arranque por los bajos precios

Los agricultores de la provincia reciben incluso menos de 0,06 euros por kilogramo cuando les cuesta producir 0,12 euros

La situación del cultivo de la patata no mejora ni en la provincia de Salamanca ni en Castilla y León, más bien todo lo contrario. Los agricultores reciben incluso menos de 0,06 euros por kilogramo de patata en origen cuando producir les cuesta el doble, 0,12 euros, por lo que la rentabilidad brilla por su ausencia en esta campaña.

Solo con la parte que tengan contratada los agricultores pueden conseguir paliar los gastos, pero se trata de solo un parte de la producción de cada uno de los profesionales. Ante este hecho, la campaña se va a alargar mucho más de lo previsto porque aún queda por arrancar cerca del 50 por ciento de la producción total de la provincia debido al parón de varios días convocado a la fuerza por la organización UCCL y el miedo a arrancar de forma masiva el agricultor para que no se estropee el cultivo.

En la actualidad, la variedad de jaerla cotiza a 60 euros la tonelada y la roja a 65 euros, valor que no satisface las necesidades de los productores con un mercado que está saturado y no responde a las exigencias que de él se esperan en los tiempos de crisis actuales.

Por ello, los agricultores demandan soluciones a la Administración regional que ya ha tomado cartas en el asunto y ha llegado a un acuerdo con diez de las grandes cadenas de distribución de la Comunidad para acoger toda esa patata, aunque los productores no saben si será o no una solución real. No obstante, está programado para hoy un acto de protesta en Ávila por parte de Asaja en contra de una gran superficie que no se ha sumado a este acuerdo.

¿Alimentación animal?

Además, una parte de los agricultores de la provincia, ante la situación actual, puede destinar una parte de la producción de este tubérculo a la venta para alimentación animal aunque el porcentaje no sea muy elevado para paliar en cierto modo, el elevado coste del pienso, pero es una opción que no terminaría con el problema de raíz de los profesionales.

Por ello y según demanda Antonio García, productor de Villoria, “nos faltan 0,06 euros por kilogramo para conseguir cubrir los costes y está claro que algo hay que hacer porque con estos precios no llegamos a ningún lado”.