La Cámara solicita al Ayuntamiento bajar los impuestos de los locales del centro equiparándolos con los de María Auxiliadora

(Foto: Chema Díez)

La penalización de los locales cerrados, otra medida que conseguiría que se ocuparan los dos de cada diez establecimientos que ahora están vacíos en Salamanca.

La Cámara de Comercio e Industria de Salamanca a tenor de los resultados obtenidos en el estudio ‘Termómetro de locales vacíos 2013’, que ha indicado la existencia de un 16% de locales cerrados en el centro de la ciudad, y del debate sobre los Presupuestos Municipales para el año 2014, solicita al Ayuntamiento que baje la presión fiscal a las empresas de Salamanca y la equiparación de los impuestos que gravan los locales del centro de la ciudad con los de los Centros Comerciales y con los de zonas como la calle María Auxiliadora, así como una penalización para todos aquellos locales que se encuentren cerrados.

 

Según Juan Antonio Martín Mesonero, presidente de la Cámara de Comercio, “el Ayuntamiento de Salamanca en estos momentos de dificultades, en los que la demanda de los consumidores ha bajado hasta niveles desconocidos, debe apoyar a los pequeños y medianos empresarios del sector comercio que con su esfuerzo hacen posible mantener a más de cuatro mil familias en Salamanca” el representante empresarial también ha reiterado que “una ciudad sin actividad empresarial, sin comercio, es una ciudad sin vida y, por eso, las Administraciones Públicas deben escuchar a los empresarios”.

 

La institución cameral no considera razonables las diferencias existentes en materia de tributos municipales en la actualidad, puesto que perjudican la competitividad y ponen en riesgo la viabilidad de los comercios del centro, cuyas cargas son mucho más elevadas respecto zonas de idéntico interés comercial como la Calle María Auxiliadora desde la Plaza España hasta ‘El Corte Inglés’.

 

Actualmente, la existencia de un 16% de locales cerrados en el centro supone una degradación del entorno y un lastre a los comercios colindantes que, a juicio de los empresarios, debe ser compensado, especialmente desde las afirmaciones realizadas desde el Consistorio en las que se declaraba que calles como la citada de María Auxiliadora son consideradas como Zona de Gran Afluencia Turística al objeto de permitir la apertura en festivos de las grandes superficies.

 

Con estas medidas analizadas ayer en la última Comisión de Comercio de la Cámara de Salamanca (compuesta por los representantes empresariales del sector) se beneficiarían especialmente los pequeños y medianos empresarios de la ciudad y se aplicarían directamente sobre ellos, no bajo la fórmula de una bajada del Impuesto de Bienes Inmuebles, sino por medio de deducciones fiscales que favorecerían a aquellos que tuviesen su empresa domiciliada en Salamanca.

 

Asimismo, los empresarios entienden que la “voraz” política recaudatoria del Ayuntamiento es uno de los motivos que están llevando a la ciudad a una espiral preocupante de cierres de negocios en la zona turístico-comercial, contando con varias calles en las que se supera el límite del 20% establecido por los expertos como un espacio tendente a sufrir desequilibrios económicos.

 

No es aceptable que mientras las cifras de ocupación de locales continúan empeorando ostensiblemente en los dos últimos años, desde el Ayuntamiento se sigan realizando acciones estéticas, incurriendo en gastos innecesarios y en las que no se ha valorado el retorno del gasto público.

 

Arterias comerciales tradicionales de Salamanca como Pozo Amarillo o la Gran Vía con un 22% de locales cerrados; la Plaza Mayor, símbolo de la ciudad, con un 33% o las calles Bermejeros y Azafranal con un 18%, ilustran esta tendencia tan negativa para el futuro económico y turístico de la ciudad, según recoge el estudio ‘Termómetro de locales vacíos 2013’ impulsado por la entidad cameral.

 

Por ello, dentro del documento “De obligado cumplimiento” realizado con motivo de las elecciones municipales, tanto la Cámara de Comercio como la Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos (CONFAES) solicitaban a los partidos políticos, en su punto sexto, realismo y austeridad en la elaboración de los presupuestos públicos, una inversión destinada al desarrollo de la empresa salmantina y la participación del sector para acordar medidas de fomento de la competitividad empresarial.

Documentos relacionados