La Cámara de Comercio dispondrá del “mayor registro” de mediadores de Castilla y León

La Cámara es la primera en tener en marcha el nuevo reglamento que se aplicará a la Mediación, en vigor desde el pasado mes de octubre

La Cámara de Comercio e Industria de Salamanca ha creado “el mayor registro de mediadores de Castilla y León” a través del Servicio de Mediación Empresarial Civil y Mercantil.

 

Así, la Cámara es la primera en tener en marcha el nuevo reglamento que se aplicará a la Mediación, en vigor desde el pasado mes de octubre, según la información que ha facilitado.

 

Tras la publicación de este reglamento, la Cámara de Comercio ha abierto un proceso de registro para aquellas personas que estén interesadas en ser mediadoras.

 

A través de un formulario. al que se puede acceder desde www.camarasalamanca.com, las personas licenciadas o que tengan formación profesional superior podrán inscribirse y formar parte del actual listado de mediadores de la institución cameral.

 

Los candidatos a mediadores pueden pertenecer a diferentes áreas del conocimiento como el campo jurídico, ingeniería, psicología, nuevas tecnologías o economía, ha indicado la institución cameral. 

 

La entrada en vigor de la Ley 5/2012 faculta a las Cámaras de Comercio como “las principales instituciones para llevar a cabo este sistema que persigue la resolución de conflictos civiles y mercantiles de una manera rápida y económica, fuera de los Tribunales de justicia, asegurando la total confidencialidad”, ha indicado.

 

En este sistema será el mediador quién actuará como un tercero neutral que ayudará a las partes a acercar posiciones y a la toma de decisiones sobre el conflicto.

 

ALTERNATIVA

 

Este procedimiento de resolución de conflictos trata de dar una oportunidad a la voluntad de las partes que optan por explorar esta vía sin que se cierre por ello la vía jurisdiccional ordinaria de manera inexorable.

 

El proceso de mediación podrá ser presencial con una duración que no excederá de dos meses, o a través de un procedimiento abreviado que se llevará a cabo por medios telemáticos para asuntos de cuantía inferior a 1.000 euros y cuya duración no excederá de un mes.