La Cámara de Ávila considera que las mejoras incorporadas al proyecto refuerza sus funciones y la transparencia de sus actuaciones

Espera que el proyecto suscite el máximo consenso parlamentario para que la Ley perdure en el tiempo. El actual Consejo Superior se transforma en la Cámara de Comercio de España, como potente marca institucional y comercial española

La Cámara de Comercio de Ávila considera que las mejoras incorporadas al Proyecto de Ley, que ha sido aprobado hoy por el Consejo de Ministros, refuerza sus funciones y la transparencia de sus actuaciones. Asimismo, espera que el texto normativo concite el máximo consenso por parte de todos los grupos parlamentarios para que la norma sea estable y perdure en el tiempo, más allá de los cambios políticos.   

 

Novedades 

 

Entre las novedades que incorpora el texto legal que el Gobierno remite a las Cortes, la Cámara de Ávila valora muy positivamente aquellas referidas al refuerzo del régimen de control de sus ingresos y gastos y la elaboración de un código de buenas prácticas, para garantizar la transparencia y la imparcialidad en el desarrollo de sus nuevas funciones público-administrativas. 

 

De acuerdo con las mejoras técnicas y jurídicas incorporadas al texto, se insiste en una más clara diferenciación entre las funciones público-administrativas y las actividades de carácter privado, que las Cámaras podrán realizar, en régimen de libre competencia.

 

Por ello, la Cámara de Ávila considera acertada esta clara diferenciación entre sus funciones y actividades públicas y privadas. Asimismo, considera que el Proyecto de Ley garantiza la continuidad y refuerza el papel de las Cámaras de Comercio, Industria, Servicios y Navegación, como instituciones al servicio de la economía y las empresas españolas, sobre todo para aquellas que más apoyo necesitan, como las pequeñas y medianas empresas.   

 

Funciones de las Nuevas Cámaras de Comercio 

 

Según contempla el Proyecto de Ley, las funciones de las Nuevas Cámaras de Comercio, que desarrollarán en colaboración con la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas, se van a centrar en dos ejes estratégicos fundamentales: el desarrollo del Plan Cameral de Internacionalización, y el Plan Cameral de Competitividad para las pymes, que incluirá el conjunto de funciones públicas que desarrollarán las Cámaras en colaboración con la Cámara de Comercio de España. De esta manera, estas instituciones se convierten en una herramienta fundamental para abrir la puerta a las pymes a los mercados internacionales y para impulsar su competitividad. 

 

Asimismo, otras de las funciones destacadas será su participación activa en la implantación y potenciación de la Formación Profesional Dual para luchar, efectivamente, contra la dramática lacra de paro juvenil. 

 

También se constituirán como elementos clave en el fortalecimiento de la seguridad jurídica, la eficacia y la rapidez en la solución de conflictos, con un papel referente en la mediación y el arbitraje de conflictos.  

 

Las Cámaras adquieren también, según el Proyecto de Ley, un compromiso importante de colaboración en el desarrollo e implantación del Plan nacional de reformas del Gobierno, sobre todo en aquellas medidas orientadas a apoyar a las pymes, los emprendedores y la creación de empresas.  

 

Cámara de Comercio de España 

 

Por otra parte, de acuerdo con la nueva norma, el Consejo Superior de Cámaras de Comercio se transforma en la Cámaras de Comercio de España, que nace con la voluntad de constituirse en una potente marca comercial española y como órgano de representación y coordinación entre la red territorial nacional e internacional de Cámaras y las administraciones públicas, para facilitar la competitividad y la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas, de forma prioritaria.  

 

Financiación de las Nuevas Cámaras de Comercio  Las nuevas Cámaras de Comercio se financiarán por los ingresos que generen los servicios a las empresas; las aportaciones voluntarias de las empresas y los convenios suscritos con las Administraciones públicas. Las cuentas de las Cámaras de Comercio seguirán siendo públicas y transparentes, doblemente auditadas, como lo han sido hasta ahora. 

 

Pertenencia a las Nuevas Cámaras de Comercio 

 

La adscripción universal de las empresas a las Cámaras no va a suponer una carga administrativa, ni económica. Por el contrario, es un derecho de las empresas para garantizar su participación en sus órganos de Gobierno y su representación institucional. Es importante, como se recuerda en la nueva Ley, que las Cámaras de Comercio, como corporaciones de derecho público, representan los intereses generales del comercio y no los de un determinado sector o colectivo, lo que permitirá que todas las empresas tengan un acceso en condiciones de igualdad de oportunidades y proximidad a los servicios de las Cámaras.   

 

Por último, la Cámara de Ávila quiere expresar que, al igual que el resto de Cámaras de Comercio, asume con responsabilidad el nuevo reto que les plantea el Gobierno para poner en práctica los servicios que demanden la economía y las empresas españolas para seguir siendo un instrumento estratégico para el progreso económico y social de España