La Cámara busca presidente provisional para un mandato que depende del Gobierno

Pleno de la Cámara de Comercio en la pasada legislatura.

El nuevo presidente, ejecutiva y asamblea que salgan de las elecciones del día 25 de julio tiene los 'días contados': en cuanto el Gobierno lo determine se celebrarán nuevas elecciones en todas las Cámaras, también la de Salamanca.

La Cámara de Comercio de Salamanca elegirá nuevo presidente el próximo día 25 de julio, pero su mandato nacerá marcado por la provisionalidad. El motivo es que, a día de hoy, todas las Cámaras del país están a expensas de que el Gobierno convoque unas elecciones que afectarán a todas las instituciones camerales sin excepción y que supondrán un nuevo punto de partida para ellas. 

 

Según han confirmado a TRIBUNA fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda, la Cámara de Comercio de Salamanca tendrá que abrir un nuevo proceso de elecciones en cuanto el Gobierno central, que es de quien dependen, así lo determine. Según las mismas fuentes, cuando el ejecutivo central determine será obligada la convocatoria porque la decisión tendrá rango superior. Habrá que ver cuánto tarda el Gobierno en convocar las elecciones, aunque es algo pendiente desde hace tiempo.

 

De este modo, el mandato que salga el día 25 de julio tendrá los 'días contados' y el horizonte de la nueva asamblea, comité ejecutivo y presidencia en Salamanca es limitado. Es más, es muy probable que no agote los cuatro años que en teoría le corresponden. Y también es probable que le toque asumir un papel de transición hasta que se produzcan esas nuevas elecciones que sí serán definitivas para el nuevo rumbo de las Cámaras.

 

De este modo, el nuevo presidente tendrá un carácter muy provisional porque estas elecciones se convocan para poner fin a la situación de interinidad creada por la situación y por la propia Junta, que tutela en Castilla y León a las cámaras. Habrá que ver qué decisiones puede tomar un nuevo comité ejecutivo en esta situación de provisionalidad y para no extralimitarse ante la evidencia de unas nuevas elecciones.

 

 

UN PROCESO CON DEMORA

 

Tras los cambios profundos que sufrieron con el fin de la cuota cameral, se abrió un proceso para dotarlas de una nueva ley estatal y regional. Mientras tanto, todas las directivas sin excepción han ido terminando sus mandatos y muchas de ellas, como es el caso de la de Salamanca, hicieron el esfuerzo de mantenerse en el cargo más allá de su obligación.

 

Eso ha sido así en Salamanca hasta que hace unos meses su último presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, decidió dimitir para dar paso a unas elecciones y propiciar un cambio paralelo al que se ha producido en Confaes. Fue entonces cuando la Junta tuvo que nombrar una comisión gestora, ya que es su responsabilidad la tutela de las Cámaras, que tomó el mando exclusivamente para convocar elecciones, pese a lo cual se ha extralimitado en algunas decisiones.

Noticias relacionadas