La Cámara Agraria ratifica su ruptura con Confaes

Durante el último pleno se acordó la próxima salida de la Institución Ferial de Salamanca (Ifesa).

El presidente de la Cámara Agraria Aurelio Pérez y el vicepresidente de la misma, Guillermo González, ratificaron en rueda de prensa su ruptura con Confaes al asegurar que "no podemos ir de la mano" de la Confederación de Organizaciones de Empresarios de Salamanca para justificar su próxima salida de Ifesa.

 

Este movimiento de los representantes de los agricultores y ganaderos se tomó en el pasado pleno, en el que se aseguró que la Cámara Agraria pedirá su baja de Ifesa de forma voluntaria si no se muestra un acuerdo entre las partes para que ésta decisión se lleve a cabo en una negociación paralela.

 

Aurelio Pérez y Guillermo González, que eludieron dar más detalles sobre la salida de Ifesa, explicaron en rueda de prensa la gestión que han llevado a cabo durante el último año. Pérez destacó quea su llegada a la Cámara se encontraron con un saldo negativo de 4.327 euros en el acta de arqueo y una situación de abandono legal y efectivo desde la dimisión de los miembros de ASAJA. Además, había una deuda de más de 47.000 euros en conceptos de nóminas de los trabajadores, IBI, IRPF y otros asuntos. Por esta situación "heredada", Aurelio Pérez reconoció haber despedido "y no por gusto" a algunos  trabajadores, lo que ha hecho descender los costes mensuales del personal de 16.524 a 4.566 euros.

 

Pérez también ha subrayado que, tras su llegada a la Cámara Agraria de Salamanca, ésta -junto con la de Zamora-, es la más saneada de Castilla y León, al tiempo que auguró un mal futuro al resto: "Lo veo complicado porque están arruinadas".

 

Guillermo González añadió: "Nos llamaban 'mindunguis' (sic), pero ahora se ha demostrado que solo saben gestionar las grandes subvenciones y presumir de corbata en las comidas", refiriéndose a sus antecesores.

 

Pérez, por su parte, aseguró que han mantenido el patrimonio de la Cámara y "recompuesto este muñeco destrozado que nos dejaron", aunque actualmente cuesta 11.700 euros mantenerlo cada mes por lo que están buscando una salida a los locales, como el alquiler.