La Borriquilla luce una nueva talla

Los niños se convierten hoy en los protagonistas del Domingo de Ramos, ya que son ellos los encargados de acompañar la imagen de La Borriquilla, que este año estrena además una nueva talla, la de un niño acompañando a la Virgen, que se suma a las ya existentes: Jesús montado en la borriquilla junto a otro niño, la Virgen y una hebrea embarazada.
Tribuna

Tras la tradición bendición de los ramos en la Catedral, a partir de las 12.30 horas, la imagen de La Borriquilla, que representa la escena bíblica de Jesús entrando en Jerusalén, saldrá por la Puerta de Ramos de la Catedral Nueva arropada por la dulzura de numerosos niños, que lucen radiantes con sus hábitos. Precisamente, en esta procesión participan cada año cerca de 500 personas, en especial, procedentes de las secciones infantiles de todas las cofradías y hermandades de Salamanca.

La imagen recorrerá distintas calles del casco antiguo, partiendo desde la Catedral Nueva y pasando por el Atrio de la Catedral, Calderón de la Barca, Libreros, Compañía, Meléndez, plaza del Corrillo, Plaza Mayor, plaza del Poeta Iglesias, Quintana, Rúa y la Plaza Anaya.

Junto al paso de La Borriquilla, 32 menores portarán (repartidos en dos turnos) un paso de menor tamaño que simboliza el emblema de la hermandad, con un libro, una cruz, el olivo y la palma. De esta manera, los niños se inician en la tarea de cargar un paso y a juzgar por el rostro de los menores, supone para ellos una experiencia muy grata y emocionante.

Otra de las novedades de este año, además de la incorporación de la nueva talla, es el cambio en la indumentaria de los hermanos que cargan la imagen por el interior del paso, ya que el hábito les resultaba incómodo para agacharse. Así, a partir de ahora vestirán sudadera y pantalón blanco, además de unas zapatillas de esparto.