La bombona de butano se mantiene en 17,5 euros hasta enero y cerrará el año con una subida del 7,2%

Bombonas de Butano

El precio medio de la bombona de butano se mantendrá en los dos próximos meses en el tope anual de 17,5 euros, después de que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo haya situado en 114,2025 céntimos por kilogramo el precio máximo de venta antes de impuestos.

Este importe, recogido en una resolución publicada por Industria este lunes en el BOE, es el mismo desde mayo y corresponde al máximo anual permitido hasta 2014 por el nuevo sistema de fijación de precios del butano.


El nuevo mecanismo había povocado una subida del precio del butano del 2,15% en mayo, hasta alcanzar el tope legal máximo del año, y no ha descendido de esta cota. Anteriormente, la bombona había subido un 5% en marzo, con lo que cerrará el año con una subida del 7,2%, IVA e impuestos especiales incluidos.

El nuevo mecanismo contempla una frecuencia de revisión bimestral de precios que se realiza en el segundo martes de cada mes impar, así como un precio máximo anual por encima del cual se reconocen unas cantidades a los operadores para su cobro futuro, sin que sean repercutidas inmediatamente al consumidor.

Al no venir acompañado de subidas de precios finales, este mayor reconocimiento de costes a las empresas genera un déficit de tarifa, aunque no comparable al del sistema eléctrico.

La resolución de este lunes provocará un incremento de este déficit de tarifa. Mientras se mantiene el precio final, a las empresas se les reconoce un coste de comercialización de 48,6737 céntimos por kilogramo, un 3,6% superior a los 46,9982 céntimos por kilogramo de la resolución bimestral anterior, publicada en septiembre.

La idea de Industria es que los meses en que las cotizaciones asociadas a la revisión del butano provoquen subidas superiores a los 17,5 euros estos excesos no se repercutan al consumidor, pero puedan absorberse rápidamente en cuanto haya bajadas en meses posteriores.

Conforme al nuevo mecanismo, el precio de la bombona de butano, que afecta a más de ocho millones de usuarios en España y que hasta ahora se revisaba trimestralmente, nunca podrá registrar una oscilación al alza o a la baja superior al 5%.