La bomba que derribó el avión ruso estaba debajo del asiento de un pasajero

Restos del avión ruso siniestrado

La bomba que derribó el avión ruso el pasado 31 de octubre sobre el Sinaí egipcio estaba colocada en la cabina principal del avión y no en el compartimento de carga, como se había indicado hasta ahora.

"Según una versión preliminar, la bomba podría haber sido colocada bajo el asiento de un pasajero junto a la ventanilla. Su activación llevó a la destrucción de la estructura y la despresurización de la cabina, que tuvo un carácter explosivo", ha afirmado un diario ruso. 

 

Las 224 personas que viajaban a bordo del avión fallecieron. Ayer, el Servicio de Seguridad Federal (FSB) ruso había confirmado que el siniestro se produjo como consecuencia de la explosión de un artefacto de fabricación casera en el interior del aparato, si bien las autoridades egipcias insisten en que aún no tienen pruebas de que la tragedia fuera un "acto criminal".