La bici como forma de vida

El club Amigos de la bici de Salamanca organiza para el fin de semana del 15 y 16 de junio una etapa de 600 km en dos días. ¿Sacrificio o pasión?

Amigos de la bici de Salamanca organiza diversas actividades para los amantes del cicloturismo, no siempre aptas para principiantes. Una de ellas es la que han planeado para el próximo fin de semana: nada menos que 600 kilómetros en sólo 40 horas.

 

Cuestión de mentalizarse

 

No se trata sólo de sumar kilómetros dando pedales. “Cada salida en bici es una pequeña aventura donde aprendes de ti mismo y de los demás”, afirma Gabriel Lucas, tesorero del club ciclista. Una opinión mayoritaria entre el resto de socios. “La bici te enseña la relatividad de las distancias, del tiempo y del cansancio”, afirma Ángel Blanco, para quien desplazarse en bicicleta “es una excelente forma de disfrutar del trayecto”. Incluso algunos socios no tienen problemas en subirse a una bici después de una jornada de trabajo; así lo explica Daniel Ejido, para quien lo cansado es ir a trabajar: “la bici es algo placentero”. Los kilómetros tampoco parecen asustar, al contrario: “Es a partir de 120 kilómetros cuando ya voy a gusto”, es la opinión de Paco Santos. Parece, por tanto, que la bici da más del esfuerzo que pide.

 

Pero si disfrutar es esencial, también lo es mentalizarse. “La clave para aguantar en las etapas más largas es cambiar el chip, ir lento al principio y reservar energías: date cuenta de que son muchas horas dando pedales”, explica Gabriel Lucas. La experiencia es un grado, también encima de la bicicleta: para este veterano socio “un 50 % del esfuerzo es cuerpo y el 75 %, cabeza”.

 

En este proceso de mentalización también resulta esencial el foro con el que cuenta el club, que se ha convertido en la herramienta perfecta de comunicación. No sólo para estar en contacto sino para alargar en el tiempo la actividad intercambiando impresiones, crónicas, fotografías, etc.

 

El club

 

Amigos de la bici, fundado en 1978, cuenta en la actualidad con 90 socios. Para ser uno de ellos sólo es necesario tener ganas de montar en bici y cierta forma física. No se precisa del pago de ninguna cuota, ya que el club se nutre de su propio presupuesto y de las subvenciones que recibe. Eso así: con el carnet de socio se incluye un seguro de bicicleta que cubre posibles accidentes.

 

Sus socios se reúnen cada viernes a las 20:00h en la sede del Espacio Joven (calle El Arco 11-21, entreplanta) para organizar nuevas salidas, intercambiar puntos de vista y hacer pequeños arreglos en sus bicicletas. Además, en noviembre, cada socio puede dar a conocer sus iniciativas para la siguiente temporada; con las aportaciones de todos ellos se elabora una programación que incluye actividades de todos los niveles y para todos los gustos; puede consultarse en www.amigosdelabici.es. Entre ellas, además de las citadas etapas de largo recorrido, encontramos salidas al campo para aprender sobre algo más sobre botánica, marchas para volar cometas, rutas en bici y piragua o los divertidos rastreos (pequeños concursos consistentes en localizar una serie de pistas a lo largo del recorrido para sumar puntos). Tampoco podemos olvidarnos de la Semana de la Movilidad, en la que el club cicloturista da a conocer el servicio de carril-bici de Salamanca y los puntos de préstamo de bicicletas para promover el uso de éstas como medida alternativa de transporte.

 

Más retos

 

Aunque Amigos de la bici también organiza casi cada fin de semana recorridos de 50 – 100 kilómetros, son las grandes etapas las que mayor huella dejan. La próxima es la de 600 kilómetros, pero durante todo el año el club organiza recorridos que han de completarse en un tiempo concreto pasando por determinados puntos de control para obtener el diploma acreditativo.

 

Kilometraje                Tiempo

200 km                       13,5 horas

300 km                       20 horas

400 km                       27 horas

600 km                       40 horas

 

Algunos de estos recorridos están homologados por el Audax Club Parisien. Es el caso de los llamados “Randonneurs” que tratan de promover, aplaudir y animar los esfuerzos de aquellos ciclistas que deseen probar sus límites pero de una forma no competitiva.   La mayor de estas pruebas es la París – Brest – París, de 1.200 kilómetros para realizar en cuatro días.