La biblioteca de Peñaranda estrena los nuevos espacios físicos de la Nubeteca

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez presentó el nuevo espacio de la Nubeteca

La Fundación Germán Sánchez Ruipérez ha estrenado los nuevos espacios de la Nubeteca, un proyecto que pretende acercar el libro electrónico y la lectura digital a los usuarios de la biblioteca municipal peñarandina. 

Entre las novedades cabe destacar que desde las ventanas de la sala infantil de la biblioteca mira a la calle y desde fuera, a través de unos paneles, se pueden visualizar estanterías con las novedades, tanto digitales como en papel, incorporadas a la colección. Además, nada más entrar en la sala de adultos, los usuarios se encontarán con un rincón muy especial donde podrán realizar la ITV de la lectura digital haciendo un checkin completo de la plataforma de descarga digital y de sus dispositivos de lectura. 

 

Desde la Fundación Germán Sánchez Ruipérez recuerdan que el proyecto Nubeteca pretende ser una respuesta y un modelo para las bibliotecas públicas en un momento de cambios tras la introducción de la lectura digital. Precisamente, la lectores peñarandinos van a poder acceder a numerosos contenidos digitales (1500 titulos de eBiblio, del Portal de bibliotecas de Castilla y León, 1.696 de Odilo, la Plataforma de la Diputación de Badajoz, y los casi 10.000 de 24symbols, que se unen a los 36.000 fondos en papel de las salas peñarandinas). 

 

El espacio Nubeteca acoge las conversaciones en la nube a través de los clubes de lectura en los que participan lectores peñarandinos junto con otros lectores de cinco bibliotetas pacenses. Ya ha tenido lugar el primer club de lectura en la nube en el que participó Carmen Posadas y el próximo 11 de mayo comenzará el segundo. con el escritor Luis Landero. 

 

Además progresiamente está previsto que se llevan a cabo diferentes talleres con la participación de los lectores como un taller de RCuentos para remezclar cuentos con personajes creados o recuperados de cuentos conocidos y dotados de vida a través de la impresión 3D y de las historias contadas por los niños. Se volverá a organizar un taller de libros olvidados par rescatar libros que están en la estanterías y que se convertirán en libros artísticos. Un taller de Autopublicación  y otro de ReadMaker para publicar lo escrito y para buscar cómo aplicar a la lectura tecnologías como los drones o las impresoras 3D, respectivamente, se sucederán durante los próximos meses.